El día que me convertí en madre fué el día más feliz y emocionante de mi vida. A lo largo de los días, de las semanas e incluso de los meses, cuando la gente que conoces de toda la vida ya sea del barrio o de otros entornos en los que te mueves, se van enterando de la existencia de tu pequeño retoño, vas perdiendo tu identidad. Y la sigues perdiendo a medida que vas ampliando tus visitas al parque, llevas a tu hija a la guardería o al colegio. Pasas de ser Fulanita a ser la madre de Setanita.

   Cuando llegas al estatus de Ser la madre de Setanita tu nombre de pila ya es historia y en tu móvil, como en el móvil de las otras madres, empieza a llenarse de contactos con el nombre de Madre de Javi o Madre de Rocio. Pero en el fondo te vas llenando de orgullo pues le vas dando una identidad a tu pequeño retoño y eso es lo más emocionante e importante que vas a hacer en tu vida.

   Así que el día que me convertí en madre fué el día que empecé a vivir cosas realmente importantes, hacer la identidad de mi pequeña.

Se madre de Setanita

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: