Antes de que se hable del día 1, 2 ,3 y 4; quisiera mencionar que hasta ahora me animo a hacer un recuento de lo está ocurriendo en los días de cuarentena, por lo tanto, los días antes mencionados no tienen su respectivo texto. La idea no es hablar tanto del virus que tiene al mundo en aislamiento, sino de lo que se ha podido notar, es decir, no se pretende hacer al COVID-19 figura principal, sino a sus efectos.

En este quinto día de cuarentena he podido notar que los días han perdido su identidad. Antes despertabas por la mañana y el día te indicaba su nombre. Podía ser un fastidioso lunes donde no querías despertar o un sábado donde querías dormir hasta tarde. Parece que los días se han mezclado, y no tienen ningún rasgo que los distinga. Ahora todos parecen el mismo. Lo anterior es complicado de explicar, ya que, es una cuestión más intuitiva.

La falta de actividades ha hecho que los días se vuelvan más largos y aburridos. Todos quieren que los días pasen más rápido y que la cuarentena acabe; todos quieren que esto termine. Es como cuando tienes la asignatura más aburrida en el colegio y te pasabas toda la clase mirando el reloj, aunque pensabas que así el tiempo pasaba más lento.

Finalmente, en estos días de crisis las personas quizás pueden sentirse un poco tristes o desanimadas a causa del aislamiento. Es frustrante querer llevar a cabo muchas actividades o estar con determinadas personas y no poder. La moral puede estar por el suelo al punto de no querer pasar un día mas encerrado. En esos momento hay que sacar fuerza, recordar el porqué de las cosas y ser consientes de que en los momentos difíciles suceden cosas extraordinarias.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: