fotografai

Asesino en serie de obras de arte, Hans-Joachim Bohlmann dañó entre 1977 y 2006 más de 50 obras de gran valor que sobrepasaron más de 138 millones de euros. Ya en su adolescencia dió señales de inestabilidad mental y a los 16 años precisó tratamiento psiquiátrico donde le suministraron tranquilizantes, antidepresivos, terapias de comportamiento, etc. En 1968 se casó y su vida transcurrió tranquila tomando una suave medicación y durante seis años trabajó en un almacen sin problemas, asistían a misa y visitaban museos como terapia de relajación.

fotografia

Su esposa sufrió un accidente a principios de 1977 cayendo desde una ventana que intentaba limpiar muriendo pocos días después y esto trastornó totalmente la vida de Hans que fue cuando inició todos los actos vandálicos pocos días después de enterrar a su esposa. Acostumbrado a frecuentar farmacias por los muchos tratamiento, esta vez no pidió valium u otro tranquilizante sino que se hizo con una buena previsión de ácido sulfúrico para rociarlo sobre las obras de arte que tantas veces había contemplado.

fotografia

Su primera azaña la realizó sobre las plantas de un parque de su ciudad y unos días después se dirijió a la Kunsthalle de Hamburgo y dañó una pintura de Paul Klee, "Los pescadores de oro". Le siguieron varios ataques en diferentes museos de las ciudades de Essen, Hannover, Lübeck, Düsseldorf, Handrin, etc. Derramó ácido sulfúrico sobre muchas obras de arte, una de ellas fue un retrato de Martin Luther y su esposa Katherina, obra de Lucas Cranach. Dañó también un autorretrato de Rembrandt entre otras muchas obras de arte y leía todos los díias los periódicos que hablaban de estos hechos y se sentía que era una celebridad.

fotografia

No se limitó a los museos y también dañó un altar en Lüferck y varias lápidas que tenían cruces gamadas. Hans finalmente fue detenido el octubre de 1977 y le condenaron a cinco años de prisión por dañar la propiedad privada y un caso que se comprobó de crueldad animal. Cuando salió en 1982, lejos de estar recuperado inició nuevamente sus actuaciones destructoras manchando una obra de Rubens, "Archiduque  Albrecht". Lo detuvieron de nuevo y le embargaron su pensión para cubrir gastos de restauración y fue ingresado en el hospital psiquiátrico de Hamburgo-Eilbek. 

fotografia

En 1988, en uno de los paseos permitidos en el hospital psiquiátrico, compró dos litros de ácido sulfúrico y lo escondió en un parque. Al día siguiente lo derramó sobre tres cuadros de Durero en Alte Pinakothek en Munich ocasionando unos daños superiores a 35 millones de euros. Fue detenido y esta vez le internaron el el psiquiátrico de Haar en Babiera de donde se escapó en dos ocasiones, pero detenido con rapidez y lo ingresaron sin permisos de salida y le pusieron una terapia donde tenía que pintar cuadros, durante nueve años pintó más de 150. 

fotografia

Salió 16 años después en 2005 pensando que ya no precisaba tratamiento, no obstante después de un año tranquilo, en 2006 y en un museo de Hamsterdam manchó de combustible una obra y le prendió fuego lo que daño solamente el barníz. Fue detenido y condenado a tres años de cárcel quedando libre en 2008 que regresó a Hamburgo pero ya enfermo de cáncer murió en 2009. Desde entonces las obras de arte ya pueden dormir tranquilas.

 

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: