1. Artigoo.com
  2. »
  3. Salud y Medicina
  4. »
  5. Salud
  6. »
  7. Destoxicando el Higado

Destoxicando el Higado

Diariamente estamos siendo bombardeados por una serie de tóxicos. La acumulación diaria de productos metabólicos, la polución ambi­ental, residuos de medicamentos farma­céuticos, químicos que se encuentran en alimentos procesados pueden resultar en toxicidad en nuestros cuerpos. Una dieta saludable junto con suplementos para una destoxificación natural, como hierbas y nutrientes pueden ayudar a estimular una limpieza interna de nuestro cuerpo.

Los beneficios de una limpieza inter­na incluyen: el mejorar la salud, una mayor claridad mental, satisfacerse de un sueño bien profundo, fortalecer el sis­tema inmunológico, una piel limpia y saludable, y sobre todo el recargar la vitalidad. Si usted está interesado en proveer a su cuerpo de una limpieza interna, con todos los beneficios que le proveerá, esto es lo que debe hacer. Le sugerimos por favor, que consulte primero a su médico, antes de comenzar este programa de limpieza interna.

Qué es la limpieza interna?

Está compuesta de varios métodos para eliminar de su cuerpo los productos irri­tantes acumulados, productos de desecho y toxinas, a la vez que restaura la salud intestinal y la de los órganos en general. Las "toxinas" se refieren a sustancias que provocan una inflamación y otras reac­ciones negativas en el cuerpo. Una clase de sustancias llamadas toxinas endógenas (literalmente significa que se origina desde adentro) las cuales son venenosas y se producen internamente como resul­tado del metabolismo.

Algunas toxinas endógenas pueden ser destructivas. Por ejemplo, las endotoxinas que se producen por bacterias u otros agentes se absorben en la sangre circulante y son transportadas por todo el cuerpo, ayudando a crear enfermedades como la colitis ulcerativa, problemas de la tiroides, alergias y trastornos inmunológicos. Una segunda clase de sustancias lla­madas toxinas exógenas, que se originan en el exterior, como por ejemplo ten­emos a los químicos industriales, pesticidas, solventes, drogas o medicamentos, y aditivos alimenticios.

Por ejemplo, cada año el americano promedio es expuesto a 14 libras de preservativos alimenticios, aditivos, ceras (utilizadas para preservar viandas, etc ), colorantes, antimicrobiales, resi­duos pesticidas y herbicidas.

En 1990, la Agencia de Protección del Ambiente (Environmental Protection Agency) estimó que aproximadamente 70.000 químicos son comúnmente uti­lizados en pesticidas, alimentos y medicamentos. La exposición a estos químicos puede traer serias consecuen­cias a su salud, incluyendo daños neurológicos y sicológicos. Los síntomas se pueden manifestar en una variedad de formas que pueden incluir: depresión, dolores de cabeza, confusión mental, reflejos nerviosos anormales u otras señales de mal funcionamiento del Sis­tema Nervioso, así como también una alta incidencia de cánceres y alergias del tracto respiratorio.

La principal meta en realizar una limpieza interna es la de mejorar la fun­ción del hígado y de restaurar la salud gastrointestinal. El hígado es el órgano más grande de nuestro cuerpo (un híga­do normal pesa cerca de 2.5 libras) y está localizado en la parte superior derecha de la cavidad abdominal. El hígado, es uno de los órganos más complejos de nuestro cuerpo. Es responsable de eliminar las toxinas endógenas y exógenas de nuestro cuerpo. Para hacer esto, el hígado trans­forma los químicos que son solubles en grasa en componentes solubles en agua, por lo que el cuerpo no acumula estos en grasa, eliminándolos a través de los riñones y los intestinos.

El hígado además metaboliza las pro­teínas, grasas y carbohidratos (por lo que nos provee energía y nutrientes); procesa la hemoglobina de la sangre para utilizar su contenido en hierro, almacena vitaminas y minerales: descompone y elimina el exceso de hormonas: produce la bilis, la cual es un fluido verde-amari­llento que es almacenado en la vesícula para cuando sea necesario distribuirla en los intestinos para emulsificar las grasas.

El hígado destoxifica las sustancias en dos fases. En la Fase I las reacciones son primariamente realizadas por un grupo de enzimas llamadas el sistema P450. Estas enzimas presentan afinidades para diferentes medicamentos o drogas, químicos y otras toxinas.

Además son responsables de el comienzo del proceso de destoxificación de sustancias como: las sustancias pululantes que producen los automóviles, medicamentos y moléculas derivadas internamente incluyendo hormonas esteroides y otros productos finales pro­ducidos por el metabolismo, que pueden ser tóxicos si se dejan acumular.

Las reacciones de la Fase I producen altos reactivos intermediarios que son usualmente peligrosos en comparación con los componentes originales. Estos intermediarios son procesados por las enzimas de la Fase II. En esta fase, los reactivos intermediarios son transforma­dos en inofensivos productos de elimi­nación, los cuales son excretados a través de la orina o la bilis, se pliegan con los alimentos digeridos en el intestino para formar las heces fecales. Cualquier error en el proceso de la Fase I o Fase II resul­ta en la acumulación o creación de pro­ductos tóxicos intermediarios.

Cuando el hígado funciona correcta­mente, la destoxificación ocurre de forma efectiva, y por consiguiente el cuerpo humano puede tolerar una variada gama de sustancias sin que se produzca ningún efecto secundario. Sin embargo, cuando el cuerpo es expuesto a sustancias tóxi­cas que son difíciles de neutralizar como muchas formas de pesticidas, o en el caso de que el hígado no funcione de forma óptima, la toxicidad y la enfer­medad ocurren.

Algunas sustancias pueden inhibir las habilidades de destoxificación del hígado, como por ejemplo cimetidina, que es un medicamento para combatir las úlceras, limita la habilidad del frisado de destoxificar sustancias foráneas, resultan­do en la acumulación de componentes tóxicos en el frisado.

Se sospecha que una ineficiente destoxificación juega un papel en el desarrollo de muchas enfermedades y puede conducir a reacciones tóxicas como la inflamación, artritis y enfer­medades de la piel. También juega un importante papel en el padecimiento de muchas enfermedades difíciles de tratar como lo es el Síndrome de la Fatiga Crónica.

Siete limpiadores del hígado

A pesar de la variedad de sustancias que pueden dañar nuestro hígado diaria­mente, este órgano posee una increíble habilidad de autorestauración. He aquí algunas de las sustancias naturales que usualmente se utilizan para ayudar a destoxificar el cuerpo y ayudar en la fun­ción y regeneración del hígado.

1- Cardo de leche (Milk Thistle): Sily-marin, que es un flavonoide (pigmento de la planta) que se extrae de la planta del Cardo de leche (Milk Thistle), pro­tege al hígado inhibiendo los factores responsables de dañar sus células, los cuales son llamados radicales libres y leukotrienes (que son sustancias en forma de hormonas llamadas prostaglandinas). Silymarin puede alterar la estruc­tura de las paredes exteriores de las célu­las del hígado por lo que las toxinas no pueden penetrar. Además Silymarin estimula la síntesis de proteínas de las células del hígado, lo que ayuda al híga­do a autoregenerarse después de ser dañado. Silvmarin inhibe la reducción de el glutathione, que es una de las más importantes enzimas antioxidantes, la cual es inducida por el alcohol y otros tóxicos del hígado.

2- La raíz de Dandelion (La raíz del diente de león): Los principales benefi­cios de esta hierba son el de ayudar en la función del hígado. Posee la capacidad de eliminar las obstrucciones y estimular la destoxificación del hígado. Dandelion es diurético, por lo que ayuda a eliminar las toxinas de el cuerpo a través de la orina. Además ayuda a estimular el flujo de la bilis, esto facilita la eliminación. También ayuda a descargar la bilis del hígado, esto es importante ya que si el hígado no elimina la bilis, puede sufrir daños. La mayoría de los beneficios de esta hierba para el hígado y la sangre se centra en su alto contenido de minerales fácilmente asimilables.

3- N-acetyl cysteine (NAC): NAC es una forma del aminoácido cysteine, el cual es convertido a un importante antioxidante y soporte de la enzima glutathione en nuestro cuerpo. NAC ha mostrado una significante habilidad para mejorar o fortalecer la destoxificación de las reacciones que ocurren en el hígado en la Fase II. 

4- Alcachofa (Artichoke): Estudios han demostrado que las hojas de la Alcachofa contienen componentes llamados ácidos caffeylquinic, incluyendo cynarin (cinerina), el cual ha mostrado efectos simi­lares a la leche de cardo (milk thistle) en la regeneración del hígado.

5- Fosfolípidos (Phospholipids): Estos son una forma de grasa, que ayudan a mantener la integridad de las células de nuestro cuerpo, incluyendo las células del hígado. Una investigación llevada a cabo por el doctor Charles Lieber  M.D. de la Escuela de Medicina del Hospital del Monte Sinaí de New York, indicó que el fosfolípido phosphatidylcholine (PC) también conocido como lecithin (lecitina), ayuda a normalizar la función de la bilis y regenerar el tejido dañado. El PC puede ser beneficioso en el tratamiento de la hepatitis, la cual es una enfermedad muy sería que afecta al híga­do. Además PC protege al hígado de la deficiencia de la colma (choline), la cual es considerada generalmente una vitami­na, siendo esencial para el metabolismo de las grasas. Ayuda a prevenir la deposición de las grasas en el hígado, previniendo el daño que pueda causar un hígado graso. También protege en contra del daño que provocan una serie de sus­tancias tóxicas incluyendo el alcohol y medicamentos farmacéuticos. 

6- Azafrán o Cúrcuma (Turmeric): Esta especia ayuda a regenerar las células del hígado y a limpiarlo de las toxinas. Incrementa la producción de la bilis y ayuda a reducir la inflamación del híga­do. Ha demostrado que incrementa los niveles de dos enzimas importantes para el hígado que son glutathiones-transferase (GST) y UDP glucoronyl transferase (UDPGT), que son esenciales en promover las reacciones destoxificantes de la Fase II. Y por último ha demostra­do que reduce los niveles de colesterol en la sangre. 

7- Dieta: Para una óptima función del hígado, usted debería tratar de consumir una dieta rica en fibra y alimentos prove­nientes de plantas bajas en azúcar refina­da y grasa, y libre lo más posible de pesticidas y pululantes. Un régimen típico de limpieza del hígado enfatiza el con­sumir una simple dieta rica en frutas y vegetales frescos, que son ricas fuentes de vitaminas antioxidantes y minerales que son utilizados como enzimas cofactores, y libre de alimentos procesados, aditivos artificiales en las comidas, preservativos y colorantes. 

Si usted consume alcohol, medica­mentos prescriptos o no prescriptos, debe de tomar suplementos de nutrientes antioxidantes y hierbas para estimular la destoxificación de estas drogas. El ayudar al hígado es particularmente importante si su trabajo consiste en aplicar pesticidas, pinturas, solventes o químicos tóxi­cos. El uso excesivo de el Tylenol (acetominophem destruye el glutathione cuando es combinado con el consumo del alcohol, esta combinación daña pro­fundamente a las células del hígado. Si usted está bajo un extenso período de medicación debe consultar a un profe­sional de la Salud para informarse como proteger y ayudar a su hígado.

Hierbas para limpieza interna

El limpiar la sangre y el tracto intestinal, al mismo tiempo que limpia el hígado ayudará a su programa de purificación. La sangre puede contener sustancias potencialmente peligrosas como pesticidas, herbicidas, partículas virales, células descompuestas y bacterias. Los lim­piadores de la sangre estimulan el incre­mento del flujo sanguíneo a través del hígado, aliviando la congestión, y ayu­dando a eliminar los desperdicios y toxi­nas a través de la piel, riñones, respiración e intestinos. Estas hierbas que ayudan a limpiar la sangre son:

1- Burdock (Bardana, Cadillo): Es recomendado primariamente como un purificador sanguíneo. Esta hierba ayuda a eliminar de nuestro cuerpo las toxinas a través del sudor, y el incremento del flujo urinario. Promueve la función de los riñones a limpiar la sangre de ácidos peligrosos. Contiene hierro, el cual trans­porta el oxígeno desde los tejidos a los pulmones. 

2- Trébol rojo (Red Clover): Ayuda a limpiar la sangre a través de la elimi­nación de los productos de desecho del metabolismo, utilizando la piel, riñones, respiración e intestinos. Además incre­menta la actividad y eficiencia de los fagocitos (phagocytes), las células inmunológicas que atrapan y remueven los desechos y organismos de la sangre y el moco. 

Para una limpieza del tracto intesti­nal, puede utilizar una fibra en forma de gel como las semillas de psyllium (psyllium seed) o salvado de avena para pre­venir la reabsorción de los químicos tóxi­cos que son depositados en el tracto intestinal por la bilis.

Laxantes intestinales naturales

1- Psyllium (Guar gum): Es utilizado en muchos tratamientos de destoxificación como un laxativo. Es capaz de plegarse a toxinas que son liberadas t removidas de forma segura de nuestro cuerpo.

2- Senna: Es un laxativo herbal que se utiliza para acelerar la eliminación. Tra­baja en las primeras 12 horas después de su ingestión, a través de la peristalsis, que es la contracción muscular a lo largo del colon, que produce un vaciado de los intestinos. Es usualmente utilizado en combinación con el psyllium para pro­mover la eliminación de las toxinas.

 

 

Comparte este Goo:


¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo:

Comentarios:

  1. Escrito por anonimo
    Fecha: 2010-03-27 04:53:37

    quisiera saber que productos son eficases para limpiar el higado

  2. Escrito por Romina
    Fecha: 2010-10-17 00:29:18

    Excelente y muy completo artìculo. Muy bueno y útil!!!. Un saludo

  3. Escrito por anonimo
    Fecha: 2010-11-08 17:40:23

    HIgado sano come higado

  4. Escrito por bautisata molina
    Fecha: 2012-12-10 17:58:40

    muy interesante y sirve de gran ayuda.

    1. Deja tu comentario:

      Si quieres recibir un mail cuando alguien responda un comentario en este goo, marca esta casilla.