Destellos esplendorosos irradian el corazón cristalino, ente transparente y genuino, fuente de sabiduría innata, organísmica y natural, tú le das la magia a aquello que poco sentido tiene cuando sólo alberga el raciocinio y su ironía vanal. Destellos incadecentes se desprenden de una filosofía de vida, que implora a la razón, que no le quite la ilusión, y así, exclama el dulce corazón: ¡Prefiero vestirme de emoción, ir acompasado de un sueño con su melodía, y explorar los colores de la vida!. Destellos candorosos, imperiosos, desbordan de un corazón cristalino, atesorando sentimientos transparentes y genuinos, despertando la magia, pero no alineada con el enceguecimiento, sino con la disposición para saber despertar la conciencia y aprender de ella. Destellos inmarcesibles irradian el corazón cristalino que logra engendrar todo lo bondadoso, claro y espiritual siendo fuente de vida y crecimiento, para quien lo sabe atesorar. Corazón sano, hermoso, claro como el cristal, aquel, permite cultivar todos los matices de amores, ya sea pasional, maternal o de hermandad, todos los cuales contienen como común cualidad: sentimiento a plenitud, con transparencia y con verdad. Corazón cristalino, fuente, de profundos sueños fehacientes, motivas tanto a vivir como a despertar con prudencia a la realidad, pero sin dejar de soñar, para buscar todo lo anhelado hasta poderlo realizar. Corazón alumbrado por los luceros celestiales, corazón dispuesto que abre sus ventanales, corazón cristalino que vas danzando al compás del canto, mira cómo vas alegrando, y aves de antaño, regresan jugueteando versos gratos reciben desde lo alto. Corazón cristalino, tus destellos irradian un eco al universo, de paz y armonía, el cual en gratitud recompensa en infinita alegría, la pureza con que renaciste un día, y te continúas cultivando en quienes han decido recibirte, conservando tus destellos de luz, sabiduría y encanto.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: