Aún recuerdo cuando descubrí este maravilloso universo llamado Despistados RP.

Era una calurosa tarde de agosto. Yo estaba con mi café en busca de algún directo interesante en Twitch que aportase la frescura a mi cabeza que mi cuerpo no era capaz de encontrar. Tras un largo rato bajando con la ruletita del ratón y esperando a que cargaran los directos (maldito internet), hubo uno que llamó mi atención. El dueño del canal, Carola, estaba interpretando un personaje dentro del mundo virtual creado en GTA V Online y actuaba como si estuviera en la vida real.

En ningún momento se podía escuchar ningún comentario que hiciera referencia a que estaba en un videojuego mientras interactuaba con el resto de miembros del servidor. Parecía que las personas que jugaban allí estaban tratando de simular una vida paralela por medio de personajes que habían creado meticulosamente. Les daban una personalidad, una historia, les llenaban de proyectos de futuro y les hacía interactuar siempre bajo ese criterio.

Lógicamente, me quedé fascinado al descubrir este modo de juego tan complejo. Como más tarde descubrí, el roleplay era una forma de jugar que llevaba existiendo muchos años, utilizando videojuegos online para poder llevarlo a cabo. Pero nunca se había logrado tanto realismo y credibilidad a la hora de interpretar sus personajes en España como en Despistados RP.

Cuando los jugadores acceden a este servidor, en ningún momento pueden actuar pensando que están dentro de un videojuego. Valoran la vida de su personaje como si estuvieran en el mundo real. Desempeñan sus trabajos, sufren sus problemas y luchan por sus ambiciones.

Para poder acceder a Despistados RP, debes aprenderte una serie de artículos y normas y demostrar que los conoces todos en un examen (¡Eso sí es comprometerse para jugar!) Ellos lo llaman “BOE” y es así como las leyes que existen dentro de la ciudad orientadas a mejorar la convivencia, y, sobre todo, a no romper nunca la cuarta pared, tratando de impedir que hagas cosas que solamente harías estando en un videojuego.

En todos los casos se producen historias apasionantes que siempre suceden de forma natural y espontánea, condicionadas por las decisiones que toman el resto de personajes con los que interactúan. Algunas son fogosos relatos de amor cuando los jugadores consideran que su personaje debería estar loquito por alguien. A veces son tan románticas y enrevesadas como una peli de Mario Casas y otras muy caóticas y un poco más trágicas (¡¡ESTEFANÍAAAA!!).

Los policias son otro elemento importante y muy presente (sometidos también a un examen específico que sería algo así como unas oposiciones). Frecuentemente quedaremos admirados de sus esfuerzos y su gran organización a la hora de combatir el crimen. Se comunican a través de códigos por radio interna y crean estrategias e investigaciones de lo más complejas, todas ellas destinadas siempre a proteger al buen ciudadano de Despistados RP.

También podemos ver a los malos, con increíbles historias de mafiosos, secuestradores o miembros de bandas, descubriendo a veces su lado más humano. Algunos logran ir siempre un paso por delante de los experimentados policías, demostrando una capacidad escalofriante para hacer el mal y gran astucia por parte de su jugador.

Y es que para estos jugadores lo que viven dentro de este mundo es mucho más que un videojuego. En ocasiones, he llegado a ver a gente involucrarse tanto con su personaje que no han podido evitar deshacerse en un mar de lágrimas al ver cómo les arrebataban la vida sin que pudieran hacer nada.

Desde luego, esta curiosa forma de jugar nos abre un mundo de emociones y de historias apasionantes que, por suerte, no solo disfrutan sus creadores. Gracias a plataformas como Twitch o Youtube, miles de espectadores disfrutan de este estilo de juego como si de una serie de televisión se tratara. Y creedme: son tremendamente adictivas.

 

Puedes conocer más de este mundo e indagar en busca de sus miembros en su Twitter oficial: @despistaosrp

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: