delfines

Es necesario saber que la humanidad vive con la conciencia dormida. De alguna u otra manera la mayoría de nosotros hemos escuchado sobre el tan nombrado tema del despertar de la conciencia. Y muchos se estarán preguntando en qué consiste y a qué se refiere. Primero que todo déjame decirte que la conciencia es la capacidad de caer en la cuenta de cómo vivimos, de cómo percibimos cada circunstancia tratando de ir más allá de la pasividad, de la inercia y de las reacciones automáticas.

Si toda la humanidad tuvieran la Conciencia despierta, la tierra sería un paraíso, no habría guerras, no existiría lo mío ni lo tuyo, todo sería de todos, viviríamos en una edad de oro. Cuando uno despierta Conciencia, cuando se hace auto-consciente, cuando adquiere Conciencia de sí mismo, entonces es cuando realmente viene a conocer la Verdad sobre sí mismo.

No tenemos nada que temer existe mucha ayuda en el cielo, millones de seres de luz, encargados de apoyarnos en este momento de renacimiento y evolución de la mente colectiva del planeta en el que haremos entendimiento profundo y verdadero de nuestro origen y de cómo estamos conectados entre todos y con todo. Para percibir diferente, no desde la mente, si no desde el corazón. Para entrar en contacto con el potencial infinito de nuestro propio ser, nuestra sensibilidad y conciencia, y asumir nuestro papel en este mundo, recordando quiénes somos: los amados hijos de Dios, sus poderosos herederos.

Algunos seres humanos despertamos con las duras realidades de la vida. Sufrimos tanto que DESPERTAMOS. Pero en cambio hay otros que tropiezan una y otra vez con la vida, todavía caminan como sonámbulos “Nunca Despiertan” Nuestro propósito de vida primario debe ser amar y ser felices. Derrumbar los temores que nos impidan despertar. Usemos nuestra capacidad de discernimiento, caminemos de la mano de quien todo lo sabe: “Dios”. Invitemos a nuestro maestro interior a que nos muestre la verdad en cada experiencia que tengamos en la vida.

Lo que hoy estoy viviendo y sintiendo es una realidad fue mi Despertar. Tome conciencia de que no era el futuro el momento para Despertar, he dejado de permitir que sea mi pasado quien reine en mi presente. He comenzado a tomar conciencia del instante que realmente me importa, el AHORA.

Para terminar, de manera muy respetuosa les recuerdo que no intento convencerlos de nada. La verdad, el amor y la luz no requieren defensa ni comprobación. Por si solas se sustentan. Todos estamos conectados y permanentemente unidos con Dios. Siempre puedes escoger entre el amor o el miedo. ¡Tú decides! Cada uno de nosotros es responsable y protagonista de su propio despertar.

Con todo mi corazón les deseo la paz de Dios.


corazones

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: