DESORDEN ALIMENTICIO : TRASTORNO POR ATRACONES

Un día estás estresada por todo lo que hiciste en el colegio, porque te peleaste con una amiga, o porque estuviste media hora parada esperando que llegue el colectivo. Llegás a tu casa, y un rato después de almorzar, aprovechás un corte en la tele para ir a la cocina a buscar un paquete de galletitas, después de un rato, estás aburrida haciendo zaping, y vas a buscar otro porque el primero se te acabó; y un rato más tarde volvés por otro más. Después, cuando terminas el tercer paquete, te empezás a sentir frustrada y hasta sin esperanzas, porque sabés que al día siguiente va a volver a ocurrir. Te sentís enojada con vos misma, te duele tanto la panza que sentís que explotás... pero querés seguir comiendo.

Esto es un trastorno alimenticio que está vinculado con los atracones y se denomina trastorno por atracones o BED ( Binge Eating Disorder dicen sus siglas en inglés). Los expertos aseguran que algunas chicas lo traen en sus genes, pero saben que ahora está siendo más motivado que nunca: las calles están llenos de restaurantes de comida rápida, los quioscos rebalsan de golosinas, y las porciones en los restaurantes son cada vez más grandes.

¿Cuáles hábitos son normales y cuáles no?:

                                                                           Normal Sonrisa                                                                                         

*Comer casi siempre porque tenés hambre física (más abajo, cómo diferenciar "hambre física" y "hambre emocional")                            

*Comer en exceso muy pocas veces                                                        

*Repetir dos o tres porciones en ocaciones especiales                              

*Comer en exceso cuando tuviste un mal día, pero sin obsesionarte                                                                                        

*Mantener un peso constante                                                                 

                                                                                 No muy normalTriste

*Comer en secreto o esconder comida en tu cuarto

*Sentir vergüenza y odio hacia vos misma por comer demás

*Comer hasta sentirte muy llena o hasta generar un malestar muy grande en tu cuerpo

*No comer para "compensar" un atracón

*Aumentar y perder peso constantemente

Es hora de cambiar tus Hábitos alimenticios

¿Cómo sé si es hambre física?:

Cuando estás en etapa de crecimiento es muy normal sentir hambre todo el tiempo. Pero si te querés asegurar de que no sea algo distinto a tener habre física, un día comé un pequelo snack  por ejemplo un turrón o una barrita de cereales) cuando sientas hambre entre una comida y otra. Si después de 20 minutos las ganas de comer desaparece, seguramente era hambre física, no hay nada de qué preocuparse, pero si la necesidad no desaparece, era hambre emocional. Hablalo con tus padres, o con tu médico de cabecera o nutricionista. ¡Si te quedás callada, no vas a recibir ninguna solución!

¿Cuáles son las razones de los atracones ?

Razón N°1: Tus emociones

Tal como mencioné al principio, si tuviste un mal día, la comida te ayuda a olvidar el estrés o la ansiedad temporalmente. A veces no sos consciente de tus emociones, y pensás que comés sólo por aburrimiento.

Razón N°2: Distracciones

Estás acomstumbrada a comer demás siempre que estás mirando la tele, jugando en la compu, etc. Tu cerebro y tu cuerpo comen de manera mecánica.

Razón N°3: Dieta muy estricta

Algunas Dietas adolescentes incluyen exigirte mucho a vos misma, desayunar poco, en el recreo no comer nada, y cuando llegás a tu casa nos comer ni la mitad del plato que te sirve tu mamá. A la hora de la merienda, no aguantás más y finalmente le dás comida a tu cuerpo, éste te va a pedir de más, porque tiene miedo de que pase otro largo período con hambre. Lo qué tenés que hacer es comer de manera regular y en porciones pequeñas.

Los atracones pueden hacerte sentir ansiosa y deprimda, hincharte, generar acidez, crear trastornos en tu digstión y aumentar de peso- lo que puede derivar en problemas mayores como la diabetes.

Como ya mencioné, acordate de que siempre va a haber alguien apoyandote: hablálo con tus padres, y que ellos te lleven al médico para que dé su opinión.

Bibliografía: Pershing, Amy, fundadora y directora de Bodywise Programa de Recuperación, thebodywise.com, El nuevo y secreto desorden alimenticio. Seventeen, Octubre 2011, Argentina, NO. 60.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: