Existe una desigualdad en las condiciones laborales entre mujeres y hombres. Actualmente encontramos la falsa creencia que los hombres están más expuestos a los riesgos laborales puesto que normalmente ejercen trabajos “menos seguros”, como tareas de construcción, electricidad, carpintería, soldadura… Y las mujeres se dedican a tareas “más seguras” como trabajos administrativos, etc… Por lo tanto se crea el error de que al haber menos accidentes laborales el trabajo que ejercen las mujeres comporta más seguridad que el de un hombre.

Todo esto se debe al pensamiento equivocado que la salud y la seguridad laboral solo ha de tener en cuenta los accidentes laborales. Si bien es cierto que los accidentes laborales son algo que hay que tener muy en cuenta, las mujeres también pueden verse expuestas a riesgos psicosociales, ergonómicos e higiénicos dependiendo del trabajo que realicen.

Las desigualdades de género en el mercado laboral, que colocan a las mujeres en una posición de mayor precariedad laboral, son causadas por el sistema sexo-genero, que designa a las personas unas cualidades y habilidades distintas según sea el sexo de la persona, los llamados "estereotipos de género", y por la división sexual del trabajo, que ha atribuido a las mujeres el trabajo de ama de casa y a los hombres el trabajo productivo y remunerado, creando una sociedad que hace al hombre responsable del sustento económico familiar. Esta estructura social provoca las desigualdades de género en el mercado de trabajo.

Afortunadamente con el paso del tiempo la tasa de actividad laboral femenina ha aumentado, aunque estadísticamente siguen siendo las más afectadas por el paro.

Las ocupaciones o trabajos que son mayoritariamente masculinos son considerados mejor socialmente y las ocupaciones con mayor presencia femenina son asociadas a la baja cualificación. Se refleja en los trabajos de tecnologías de la información y comunicaciones donde la presencia de mujeres es menos, aunque poco a poco se va incorporando a este tipo de trabajos. Esto se refiere a la segregación horizontal, si hablamos de la segregación vertical aun notamos mas la diferencia, puesto que las mujeres siguen teniendo serias dificultades para acceder a cargos de mayor responsabilidad aunque tenga las mismas aptitudes que un hombre.

La desigualdad de género en el mercado laboral

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: