loro testigo

LA DESESPERACIÓN DE LA JUSTICIA

La justicia y el loro testigo

LA DESESPERACIÓN DE LA JUSTICIA: Mayo 2015, Michigan (Estados Unidos). Un señor muere a causa de una bala que le alcanza en un tiroteo. SU ESPOSA, su segunda esposa, recibe una bala en la cabeza, pero consigue sobrevivir. No obstante, tras curarse, no se acuerda de nada; por tanto, su testimonio no es de gran ayuda en EL JUICIO.

Al parecer y según cuentan los hechos, hubo previamente una disputa matrimonial en su domicilio, cuando ocurrió el tiroteo que acabó con la vida del estadounidense. Hasta el día de hoy, sigue sin resolverse. LA JUSTICIA ha llegado a un punto que no consigue avanzar.

Desde que ocurrieron los hechos, la ex esposa, la que fue su primera esposa, se quedó con Bud, un loro de color gris que, desde entonces, no para de repetir ciertas palabras, que suenan así como: “No…….dispares”. Como es sabido, los loros suelen repetir y tatarear las palabras que escuchan decir a las personas que le rodean. Ante la desesperación de resolver el caso al ver que ese no avanza, la ex esposa pidió que acepten al loro como testigo en este caso. Mientras tanto, el juez se imagina la siguiente situación: cuando el testigo levanta la mano para jurar decir la verdad, el loro tal vez levantará una alita. Es más, ¿cómo responderá a las preguntas del abogado?

¿Realmente podrá asistir un ave como testigo en un juicio? Tal vez, si se grabara lo que dice en una cinta y se acercara al juicio como una prueba, será una cosa. Pero, de ahí a invitarle como testigo presencial….

Para llamar a un loro a que declare como testigo, deberá ser grande LA DESESPERACIÓN DE LA JUSTICIA.

loro testigo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: