Bajo deseo

También recibe el nombre de bajo deseo sexual, y está caracterizado por la falta de interés en mantener relaciones. 

Este problema aparece cuando a una persona no le apetece tener relaciones. Si la inapetencia es algo que se prolonga  durante mucho tiempo, es cuando recibe el nombre de bajo deseo sexual o deseo sexual inhibido. 

Hay personas que no quieren tener relaciones porque tienen miedo, o porque en muchas ocasiones se sienten mal solo por tener que pensar en ellas, por lo que a toda costa tratan de evitar que se produzca cualquier tipo de contacto físico.

Distinta forma de ver la frecuencia de la relación sexual

Por regla general la persona que está dispuesta a mantener relaciones trata de iniciar la relación sexual con más frecuencia que la que tiene inapetencia.

De este modo, la persona que tiene un menor deseo llegará a sentir que su pareja le agobia y buscará la mejor fórmula para evitar la relación, así tratará de evitar cualquier contacto físico con la pareja, huyendo también de los besos y caricias, solo con la finalidad de que cese en su empeño.

Esto tiene una clara consecuencia, el que desea tener relaciones termina por sentirse rechazado y falto de cariño. A partir de este momento, la pareja se enfrenta a un momento de crisis, ya que ninguno de los dos se siente comprendido. 

Clasificación del deseo inhibido

Si una persona nunca ha sentido deseo sexual durante su vida, recibe el nombre de deseo sexual inhibido primario. Si por el contrario, este deseo ha ido disminuyendo poco a poco, y se ha producido después de haber tenido alguna relación, se llama deseo sexual inhibido secundario. 

Por regla general la mayoría de problemas sexuales son psicológicos

Cuando una persona tiene algún tipo de disfunción tiene mayores posibilidades de terminar padeciendo bajo deseo, aunque este hecho no significa que sea una regla general. 

Uno de los factores que más influye a la hora de padecerlo es la ansiedad que se produce por el hecho de mantener relaciones.

La ansiedad puede aparecer cuando se ha recibido un tipo de educación demasiado represiva. Pero también cabe la posibilidad, de que se trate de una persona que tenga miedo a mostrarse en la intimidad. 

La ansiedad no siempre significa tener problemas sexuales

Esto no quiere decir, que toda persona que padezca de ansiedad tenga dificultades para mentener relaciones sexuales, ya que el bajo deseo se puede dar en personas que nunca han tenido ansiedad, pueden afectar otros factores como falta de vitalidad o incluso que padezca depresión. 

El tener una imagen negativa de uno mismo, o no verse atractivo, y por extensión todos los sentimientos negativos influyen a la hora de llegar a experimentar el deseo inhibido. 

En conclusión

Otro factor que puede llegar a influir a la hora de padecer bajo deseo es la rutina, ya que cuando las relaciones se convierten en algo monótono se pierde el interés. 

Esto no quiere decir que sea un problema que no se puede superar, ya que si se quiere el deseo se puede recuperar aislándose del entorno y centrándose en disfrutar al máximo de la relación junto a la pareja. 

 


 


 

 


Bajo deseo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: