Muchas veces hemos leído sobre la vida de Pablo y Pedro, y nos maravillamos de todo lo que ellos hacían en los lugares que visitaban, algo que sorprende a todos y a la vez nos llama la atención es cuando en unas de sus cartas Pablo nos dice que él “Todo lo puede en Cristo que me fortalece” y estoy muy seguro que el día que él dijo estas palabras ya llevaba a sus espaldas muchos milagros y almas conquistadas para Dios, y sobre todo entendía el poder que conlleva tener a Cristo como fortaleza.

Tanto Pablo como el resto de los discípulos de Jesús pasaron por momentos difíciles de los cuales salían victoriosos, comprendieron y lo llevaban presente que si Dios está con ellos quien podrá con ellos. Esto último siento que hoy en día lo llevamos solo en nuestra cabeza pero aun no lo sentimos en nuestros corazones, porque en el momento que hagamos nuestras las palabras tanto “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, y “Si Dios está conmigo quien estará contra mí” y muchas otras promesas que Dios tiene para nuestras vidas, habrá un cambio enorme en todos nosotros.

 

Cuantos de nosotros en un momento de nuestras vidas no nos preguntamos: ¿como desearía poder hacer la mitad de las cosas que hizo uno de los discípulos de Jesús, hay un hecho que narra la biblia en Mateo 21:21-22,(Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.), aquí encontramos una de las muchas claves que nos dejo Jesús, otra clave fundamental sobre la Fe la encontramos en el mismo libro de Mateo 17:21 (Por vuestra poca fe. De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: "Pásate de aquí allá", y se pasará; y nada os será imposible.

Pero este género no sale sino con oración y ayuno.) en esta ocasión Jesús nos habla de cómo el ayuno y la oración nos ayuda a aumentar nuestra Fe. Nosotros al aceptar a Dios en nuestra vida pasamos a ser discípulos suyos y como tales nos toca continuar la labor que empezó cuando se nos dio por mandamiento de ir por el mundo y predicar el evangelio. Tenemos todas las herramientas para empezar este trabajo.

Dios nos ha escogido para trabajar en, por y para su reino, ¡¡¡no estamos aquí para no hacer nada!!! Tenemos un llamado, un don, un ministerio que desarrollar y estamos tardando, como jóvenes no tenemos que conformarnos con ser solo cristianos, cuantas veces nos han preguntado por la calle o en cualquier lugar que eres y respondemos, “Soy Cristiano”, como si se tratase de un título nobiliario y no hemos sido capaces de decirles el porque somos cristianos, contarles de lo grande que es el amor de Dios, lo que Él ha hecho en cada una de nuestras vidas.

Recuerdo que hace mucho tiempo atrás tendría unos 8-10 años, una edad que por lo general se esta siempre rodeado de amiguitos, en casa de mi abuela había un árbol inmenso y subía a una de sus ramas en lo alto y me ponía a cantar casi gritando leía la biblia y ese era el llamado para todos esos amigos, uno a uno se acercaban y me escuchaban a la vez que me decían: ¿por qué haces eso? A lo que respondía ¡PORQUE SOY CRISTIANO, TENGO A CRISTO EN MI VIDA, NO ME DA VERGÜENZA DE SERLO Y POR ESO CANTO!

Cuando recuerdo que en aquel tiempo no me importaba el lugar y el momento cantaba y hablaba con la gente, que lo mismo le hablaba de José, de Sansón, David o les comentaba sobre las profecías del Apocalipsis.

Y sé que cada vez que escuchó que si aceptas a Cristo en tu vida eres nueva criatura que naces de nuevo y que para entrar en el Reino de los Cielos tienes que ser como un niño, no es otra cosa sino más que recordar nuestra niñez y perder esa vergüenza al hablar. Hoy todos hemos vuelto a nacer, somos nuevas criaturas. ¿Y QUE NOS HA PASADO? ¿Dónde ESTA LA NECESIDAD DE APRENDER A HABLAR?

¿Acaso como jóvenes solo queremos los beneficios que Dios tiene para con nosotros sin más, sin dar nada a cambio? Un ejemplo muy práctico de lo que significa trabajar para el Reino de Dios y trabajar para nosotros es: Si a nosotros nos quiere contratar una multinacional y pagarnos una millonada a cambio de nuestro trabajo, esfuerzo, experiencia y conocimientos. No firmamos un contrato millonario por no hacer nada, para poder cobrar a fin de mes ellos querrán ver resultados. De la misma manera si tu quieres todo lo que Dios tiene para ti debes trabajar para Él, ofrecerle tu tiempo, tu dedicación para que cuando llegue el día del pago puedas decir aquí está mi trabajo ahora quiero mi recompensa.

Dios te pide que hables, que des testimonio, que hables a esa persona que está en tu corazón y no lo has hecho. No dejes pasar más tiempo sin hacerlo y empieza a desempeñar tu labor para la cual has sido elegido.

Dios te pide que te comprometas, que empieces a cumplir con tu trabajo y descubras que no estás aquí para no hacer nada, QUE ESTAS PARA MARCAR LA DIFERENCIA.

¿Qué estás dispuesto a hacer para marcar la diferencia?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: