Cómo se descubrió la bacteria “Legionella pneumophila”

En los años 70 hubo una reunión en un hotel en la ciudad Filadelfia que concentró a caso 5000 legionarios. En cuestión de días murieron dos legionarios diagnosticados de neumonía. A medida que pasaban los días fueron enfermando y meriendo más legionarios, los síntomas eran comunes en todos los enfermos: dolores fuertes de cabeza y musculares y fiebres altas de más de 41̊.

El país temía la epidemia y llevo la situación al Centro de Control de Enfermedades americano. Los investigadores del centro se dieron cuenta de que algunos de los legionarios enfermaban y otros no lo hacían.

Fue la investigación más extensa y complicada de la historia. Los investigadores era incapaces de descubrir que era lo que causaba la neumonía. Se le empezó a llamar “la enfermedad del legionario”.

Los científicos investigadores empezaron a interrogar a los legionarios haciéndoles incluso rellenar cuestionarios y se recogieron muestras de todos los rincones de los hoteles donde se hospedaban los legionarios.

Los síntomas de la enfermedad eran parecidos a la gripe porcina, y también a una enfermedad muy infecciosa que transmiten algunas aves. Incluso se pensó en la supergonorrea debido a la cantidad de prostitutas que rondaban por el hotel el día de la convención de los legionarios.

Pasado el tiempo se eliminaron las anteriores posibilidades y también se dieron cuenta que no solo se habían infectado los legionarios sino personas que habían pasado alrededor de uno de los hoteles.

La mayoría de las personas afectadas por la enfermedad eran mayores de 50 años, fumadores y con otras enfermedades pulmonares. Por esta razón los empleados del hotel, que eran muy jóvenes, no habían contraído la enfermedad.

Lo único que se sabía hasta el momento es que el brote tenía que ver con el hotel pero no sabían de donde salía. Se tenía claro que no se transmitía a través del agua ni los alimentos, la sospecha era que se transmitía por vía aérea.

Descubrieron níquel en los hígados de todos los fallecidos por la enfermedad, pero al final fue una falsa alarma puesto que este material pertenecía al níquel de los bisturís usados por los forenses para realizar las autopsias.

Uno de los investigadores descubrió en uno de los conejillos de indias de su laboratorio una nueva bacteria. A esta bacteria se le llamó en honor a los legionarios muertos “Legionella Pneumophila”.

Faltaba que descubrieran como se transmitía a las personas. Se dieron cuenta de que la bacteria se había formado en las torres de refrigeración por agua situadas en la azotea de uno de los hoteles donde se hospedaron los legionarios. La bacteria se introdujo en la atmosferas por los ventiladores de los aparatos.

La realidad es que lo que ahora se había bautizado como “Legionella” había estado matando miles de años.

La Legionella sigue enfermando y matando actualmente a muchas personas, es una bacteria que se encuentra en el medio acuático, a partir del cual pasa a colonizar la red de abastecimiento y distribución de agua y se incorpora a las instalaciones y depósitos de los edificios. Las personas mayores y con antecedentes de enfermedades pulmonares tienen más posibilidades de contraer la bacteria.

Para la eliminación de la bacteria de la Legionella lo más eficaz es la lejía o hipoclorito sódico.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: