fotografia

Rodeada de islotes el la bocana de la Ría de Arosa, esta isla poco conocida conserva una importante flora y fauna gracias a la poca presencia humana en los últimos años y conserva también varias leyendas antiguas que la hacen atractiva y misteriosa.La separan de la costa unos 3 kilómetros y tiene una superficie de unas 190 háreas, es muy rocosa pero tiene dos playas de arena blanca y fina y desde 2011 se integró en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia.

fotografia

Una de las rutas que se hacen al visitar Sálvora es la aldea abandonada de pescadores con casas de piedra que permanecen solitarias desde 1972 que fue cuando los últimos habitantes abandonaron la isla. En la Punta de Besugueira se encuentra el Faro sobre unas rocas milenarias esculpidas por la fuerza de las olas. No hay bares ni restaurantes, solamente unos paneles informativos dan la bienvenida a los visitantes con un mapa y las rutas autorizadas con los puntos de más interés. Esto se debe a que hasta no hace mucho esta isla era una propiedad privada.

fotografia

LA LEYENDA DE LA SIRENA MARIÑA

Se cuenta que un caballero que pudo llamarse Roldán o de otro nombre, eligió esta isla para terminar sus días con paz y tranquilidad y que una mañana paseando por una de las playas vió a lo lejos un cuerpo de mujer tendido en la arena y rápido corrió a socorrerla pensando que era víctima de algún naufragio. Cuando la tomó en sus brazos vió que no tenía piernas, que era una sirena muy hermosa de larga caballera. 

El caballero llevó a la sirena a su casa y quedó prendado de ella pero al preguntarle su nombre esta no respondía nada, era incapaz de pronunciar palabras. El caballero ya muy enamorado le puso el nombre de Mariña y la hizo su esposa y aunque esta nunca pronunció palabra muy pronto les nació un hijo.

En la noche de San Juan como es tradición se encendió una hoguera y el caballero quiso saltarla con su hijo en los brazos y como Mariña desconocía la tradición pensó que iba a lanzar al niño a la hoguera y exclamó fuerte por primera vez... ¡hijo! y desde este día ya habló.

Se cuenta también que cuando el caballero murió la sirena Mariña regresó al mar para o volver nunca y que todos los habitantes antiguos de esta isla eran los descendientes de Mariña los llamaron los Mariños.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: