Nos encontrábamos penetrando en las capas más superiores de la atmósfera en el momento del primer impacto y solicitamos permiso para el acople a la estación ecuatorial, después otro y otro y otro; una inimaginable lluvia de cuerpos celestes arremetían desorganizadamente sobre el planeta, produciendo una cadena explosiva jamás vista por ninguno de nosotros. Nuestro planeta YA NO ESTABA.

Un activo Universo

 

Como responsable de la tripulación ordené al piloto un giro total en la dirección del desplazamiento. Algunos varios cientos de pequeños cuerpos celestes pasaron muy cerca de nosotros, eran atraídos por la gravedad de lo que fuera nuestro planeta. Identificado en ese momento por un punto pequeño y brillante en el cosmos.

  Entonces se escucharon las primeras preguntas: ¿Qué hacer? ¿A dónde ir? ¿Por qué no realizamos el acople de la nave… Las interrogantes se sucedían  sin parar y yo estaba en la obligación de ponerles coto; pero no fue necesario, viajando sin rumbo caímos en la zona de atracción de un inmenso agujero negro tubular, fue imposible no ser atrapados por esa fenomenal masa cósmica, del otro lado de la cual nadie imaginaba qué podíamos encontrar. Nuestro control del tiempo y el espacio se disipaba dentro del movimiento giratorio cada vez más acelerado.

  Tal y como fuimos atraídos y atrapados  por agujero, lo perdimos de vista. Recobramos el mando de la nave y desarrollamos una velocidad que nos permitió alejarnos.

  Penetramos en un sistema estelar diferente, otro Universo.

—Con la mayor exactitud posible determine nuestra posición —ordené al especialista en Geografía Espacial.

  Los instrumentos nos proporcionaron una inmensa sorpresa: en el punto exacto donde había explotado nuestro planeta se observaba uno pequeño, esférico y con un satélite girando a su alrededor. Logramos determinar que sus habitantes eran muy parecidos a nosotros, aunque por la estructura de sus comunidades, se encontraban en las primeras etapas de su desarrollo intelectual.

  Unánimemente decidimos incorporarnos a esa vida, la única encontrada después de haber sido testigos de la desaparición de la nuestra.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: