Dependencia emocional en la pareja

Dependencia emocional en la pareja

Escrito por Beatriz Bezares

La dependencia emocional es un estado psicológico que se manifiesta por tener un intenso miedo a la soledad y pánico a la ruptura, por lo que son capaces de someterse, idealizar y magnificar al otro. Tienen un mucho miedo a estar solos y no conciben su vida si no es al lado de una pareja sentimental.

Dependencia emocional en la pareja

Si por alguna razón su relación llegara a terminar, las personas con este tipo de perfil pueden sufrir intensos deseos de retomar la relación pese a lo dolorosa que esta haya sido. También son frecuentes la ansiedad, la depresión y los pensamientos obsesivos, mismos que desaparecen inmediatamente una vez que la relación se reanuda o comienza una nueva que sustituya la anterior.

Como son personas que se caracterizan por ser inestables, destructivas y marcadas por un fuerte desequilibrio, los dependientes emocionales tienen una excesiva necesidad de afecto y de ser queridos, así que tratarán de conseguir este afecto con frecuentes distorsiones cognitivas como el autoengaño y la negación de información que le proporciona su entorno. Con el paso del tiempo, este tipo de relaciones se van fortaleciendo tanto, que llega un punto en el que a la persona le resulta cada vez más difícil salir de ellas.

Dependencia emocional en la pareja

El vínculo afectivo que hay entre el dependiente y sus relaciones de pareja son del tipo ansioso-ambivalente, caracterizada por una marcada inseguridad y ansiedad ante la separación. Los dependientes tienen miedo a no ser queridos, a perder a su pareja o a encontrar ideas contradictorias sobre el amor.

Al inicio tienden a buscar incesantemente a una pareja, por lo que terminan seleccionando precipitadamente. Una vez que la tienen, no quieren que nada se interponga entre el individuo y su pareja, o que dificulte el contacto deseado con ella. De tal forma que podemos ver como la persona va dejando poco a poco sus aficiones como el gimnasio o las clases de pintura para estar más tiempo con su compañero, hasta que prácticamente se convierte en su sombra.

Las personas que tienen tendencia a sufrir una dependencia emocional se caracterizan por sufrir un gran miedo a estar solos y no conciben su vida si no es al lado de una pareja sentimental. Es muy frecuente que busquen parejas con carácter dominante, con un perfil psicológico que tiende hacia el egoísmo y el narcicismo, posesivas, engreídas, autoritarias y déspotas. Esto provoca que la persona dependienta idealice a su cónyuge al grado de vivir cierta sumisión hacia él.

Dependencia emocional en la pareja

La sumisión y el maltrato que vive la persona afectada no son inconscientes, puede darse cuenta del menosprecio que sufre a diario, pero no tiene la capacidad para dejar de estar “enganchada” a su pareja. Pide perdón por cosas que no ha hecho, sólo con el fin de mostrarse tierno y sumiso ante su pareja, o simplemente para ganar su aprobación y amor. No es raro que gaste mucho dinero en regalos, o se desgaste en atenciones y gestos para tener contenta a su pareja y satisfacerla en todo momento.

¿Por qué permiten los dependientes esta relación nociva? Porque tienen una pobre autoestima que los lleva a desvalorizarse sistemáticamente. Esto no significa que no acepten sus virtudes o sus cualidades, porque sí son capaces de reconocer que son atractivos, profesionales, inteligentes o buenas personas; pero aunque pueden reconocer sus propias cualidades, no se quieren de una forma adecuada. Se muestran críticos consigo mismos y con su forma de ser, hasta el punto de sentirse inferiores y culpables. Este menosprecio, tanto propio como de su pareja, lo lleva de inmediato a la subordinación; mientras que la pareja ejerce un rol dominante.

Es posible reconocer a una persona sin autoestima porque no se protege cuando recibe ataques e incluso se los inflige ella misma, no se consuela si está sufriendo sino que aprovecha su vulnerabilidad para atacarse más duramente, se hunde ante las adversidades sin intentar resolver sus problemas, no se valora cuando las cosas van bien, sino que se busca el error o el defecto; pero sobre todo, se pone condiciones para querer despuntar en el físico, en el estudio o alcanzar una posición social.

Dependencia emocional en la pareja

Este tipo de relaciones no duran mucho tiempo, pero el problema en sí continúa porque el dependiente siempre intentará volver una y otra vez con su ex pareja. Este círculo vicioso sólo aumenta el poder del dominante, así como acabar con la autoestima y la dignidad de la persona dependiente emocional. A pesar de todos los problemas que existan en la relación de pareja, el dependiente emocional necesita permanecer en contacto con su pareja, ya sea por redes sociales, llamadas telefónicas, contacto físico o cualquier otro medio, de lo contrario, presenta el síndrome de abstinencia emocional.

El síndrome de abstinencia emocional varía de persona en persona, pero es una reacción muy similar a las drogas, donde supone un trastorno depresivo con pensamientos repetidos y angustiosos en torno a la relación perdida, como recuerdos, planes para reanudar la pareja, remordimientos por supuestos errores cometidos, etc. Es tan fuerte su sensación de pérdida, que no sólo sienten tristeza, sino que sufren síntomas de ansiedad intensos que impiden la concentración y que se traducen en molestias físicas o sensaciones muy desagradables, así como pensamientos sobre el poco sentido que tiene la vida o ideas suicidas.

El deseo de retomar la relación es tan fuerte que se inventan cualquier excusa para contactar con la otra persona, sólo para no tener la sensación de pérdida o de desaparición definitiva. Una forma de autoengañarse es pensar que no pasa nada si se le llama a la ex pareja para tener una simple amistad o que sólo se le llama para informarle sobre cualquier asunto.

No importa si los amigos o familiares tratan de aconsejarle de que su situación psicológica ante la relación no es la más adecuada, el dependiente emocional termina defendiendo su relación, y en ocasiones hasta reclama a sus amigos o familiares un trato especial hacia la otra persona.

 

Dependencia emocional en la pareja

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: