de los huesos

¿Qué es la densitometría ósea y para qué sirve?

La DENSITOMETRÍA ÓSEA es una prueba radiológica que se realiza para estudiar el estado de determinados huesos. La densitometría es una prueba no invasiva que ayuda a evaluar el estado de los huesos y a medir la calcificación de los mismos y permite calcular un pronóstico. Este examen médico es similar a los RX en la que no es necesario quitarse previamente la ropa. Aunque la prueba sea realizada por técnicos, el resultado o la imagen siempre será informada por un radiólogo y evaluado por un médico especialista en función a la imagen y el informe del especialista previamente redactado.

La densitometría ósea sirve facilitarnos el RADIODIAGNOSTICO de una enfermedad ósea ya existente, así como para realizar un estudio preventivo sobre todo para evaluar la osteoporosis (disminución del tejido óseo). En la mayoría de los casos, la prueba de la densitometría ósea se realiza en las mujeres, debido a que durante la época de la MENOPAUSIA, su cuerpo se somete al cambio hormonal que produce pérdida de minerales y vitaminas en su cuerpo y tras esta etapa, los huesos se suelen volver más frágiles y susceptibles a fracturas.

Para calcular de densidad promedia del hueso, nos servimos de la siguiente fórmula:

DPH = CMH / A [g/cm²]

Donde el CMH es el contenido general del hueso [g/cm²] y la A es el ancho de la línea escaneada.

Este examen de la densitometría ósea recibe un segundo nombre que es la absorción de rayos X de energía dual y se abrevia, por tanto, con las siglas DXA.

Aunque la mayoría de los pacientes que se someten a una DXA, también acuden los hombres a partir de cierta edad, dado que existen varios factores más a parte de la menopausia que favorecen la pérdida de la masa ósea o el calcio como son:

  • La edad, con la cual los huesos se vuelven más frágiles.
  • El consumo del alcohol
  • Fumar cigarrillos
  • Pacientes con ciertos tratamientos como puede ser la Prednisona, que favorecen la pérdida de la calidad ósea.
  • Pacientes diagnosticados con enfermedades relacionadas a los tiroides.

La prueba de la densitometría no precisa de ninguna gran preparación previa a la realización. Se puede alimentar normal el día anterior y acudir sin mayor inconveniente a la cita. Solamente habrá que tener en cuenta unos pocos detalles como las siguientes:

En el caso de las mujeres, si existe la posibilidad de estar embarazada, hay que avisar previamente al facultativo o al técnico. Muchas de las pruebas no se pueden realizar durante un embarazo, ya que significa un riesgo importante para el feto.

Se debe evitar llevar prendas con cremallera y otros objetos metálicos que puedan interferir en las imágenes de la prueba.

La densitometría, aunque es una prueba bastante precisa, cuenta también con ciertas limitaciones en pacientes que se han sometido previamente a una operación de prótesis de cadera o que padezcan de deformaciones de la columna vertebral, como es el caso de la escoliosis. En estos casos resulta más difícil de ofrecer un diagnóstico exacto.

En cuanto a los resultados de las pruebas, la tecnología hoy en día ya está tan avanzada que las imágenes están listas en el momento y computarizadas pudiéndose visualizar de inmediato en la pantalla de un ordenador, normalmente en el mismo densitómetro. Solamente el informe del radiólogo suele tardar unas horas o unos días más en función de los pacientes y la cantidad de informes que tenga que redactar.

de los huesos

de los huesos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: