El demonio Brasileño

Existen creencias que por más que pase el tiempo nunca dejarán estar de actualidad

Algunas de estas creencias resisten el paso del tiempo y mucha culpa de ello la tiene la tradición popular. Se han ido transmitiendo de boca en boca.

Aunque son diferentes en cada país las leyendas y creencias de los mismos tienen muchas similitudes. Así las diferentes creencias brasileñas están muy unidas a creencias africana, europeas  e indígenas americanos. 

El demonio Brasileño

Saci, es un personaje de la mitología, tiene su origen en los esclavos africanos a los que un día se les arrancó por la fuerza de sus tierras. Era un duende, al que idealizaron los primeros indígenas brasileños. Era similar a un muchacho al que le faltaba una pierna y, vagaba sin rumbo fijo por los polvorientos caminos. Tenia el pelo rojo y los niños le tenían mucho cariño , era capaz de romper el silencio de las ramas de los árboles. Pero por el influjo africano que siempre tuvo y la superstición de los hombres blancos, se transformó en el personaje que es en la actualidad; un pequeño demonio de color negro que lleva en su cabeza un gorro rojo, fuma en pipa y solo tiene una pierna. Dedica su tiempo a cometer pequeñas maldades. 

Atrapar al demonio Brasileño

Con el trascurso del tiempo Saci, ha conseguido aglutinar en él solo las tres principales fuentes de la cultura brasileña. 

Aunque no es conocido por cometer grandes maldades, si se le atribuyen poderes y pequeñas travesuras, más típicas de un niño pequeño que de un demonio. Algunas de estas eran: poner moscas dentro de un plato de sopa o desenredar los hilos de coser. También descolocaba todas las cosas que se encontraba en su camino. 

La única forma en la que puede ser atrapado, es tirarle un rosario para que cuando esté vagando por los caminos, quede enredado en sus cuentas. De este modo  todas las personas quedarán protegidas de los influjos de sus poderes. Más que un demonio, podía ser considerado como un pequeño duende al que le gustaba hacer travesuras. 

 

 

 

 

 

El demonio Brasileño

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: