Demagogia y Política, demagogo y político

Con la demagogia, el político espera ganarse el favor del pueblo

Hay políticos que  recurren a la demagogia,  como una forma de apelar a las emociones que tienen los ciudadanos. Y así conseguir el apoyo que tanto necesitan, para ello utilizan la retórica con el fin de fomentar los deseos, las pasiones y los miedos de las personas. 

Aunque es bueno establecer una diferencia, ni todos los políticos son demagogos, ni todos los demagogos son políticos. 

Diferencias entre demagogo y político

Hay que partir de la base, de que la política es la actividad que trata de organizar la vida de todos los ciudadanos de un país. Por lo que el político es el encargado de atender esas necesidades y de responder por todos los problemas que aparezcan en la sociedad. 

Por su parte, el demagogo se dedica principalmente a buscar la armonía humana. Utiliza la demagogia con un único fin, conseguir el poder de manera tiránica y temeraria, no le importa las consecuencias que con su forma de actuar pueda sufrir el pueblo. Y lo hace de este modo porque en ocasiones sus pensamientos políticos son confusos y otras porque solo tiene una ambición; conseguir el poder. Para ello, no tiene ningún escrúpulo en hacer promesas que sabe que jamás podrá conseguir, o hace reivindicaciones que solo tienen una finalidad; la venganza. Es capaz de despertar a las masas para conseguir su apoyo y así poder lograr el poder político. Una vez que ha conseguido su objetivo, impondrá su voluntad de modo absolutista y despota, reprimirá tanto a las mayorías como a las minorías y atropellará el derecho de todos. Los demagogos no son exclusivos solo de una ideólogia, los hay tanto de derechas como de izquierdas. 

Por su parte el político, nunca ejercerá ese poder sin contar con la colaboración del pueblo. El demagogo sí lo hará así y si es necesario no dudará en utilizar la violencia y los engaños, no dejará que el pueblo participe aunque haga creer que esto no es así. 

Cuando un político llega al poder lo hace partiendo de una base el respeto por los derechos humanos, Mientras que el demagogo, lo hará infundiendo el miedo a la libertad de expresión o de reunión. 

El que tiene la última palabra es el pueblo,  que es el que puede cambiar los acontecimientos. Por lo que debe pensar muy bien a quien sigue si al político o al demagogo, sino quiere sentirse avergonzado por haber elegido mal y tener que cargar con las consecuencias durante un tiempo demasiado largo. 

 

 

 

 

 

Demagogia y Política. Demagogo y Político

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: