fotografia

 Este proyecto tiene como objetivo fomentar el turismo para que conozcan los territorios de las cuatro Denominaciones Protegidas de jamón ibérico que son, Dehesa de Extremadura, Jamón de Huelva , Guijuelo y Los pedroches. Se puede visitar de primera mano los secaderos , el proceso de elaboración, pernoctar en alojamientos típicos del lugar, degustar la rica gastronomía y disfrutar de los paisajes visitando las fincas productoras.    

fotografia

En Salamanca, Guijuelo tiene el jamón más valorado y que se caracteriza por ser una pieza alargada y con un sabor y aroma muy delicado, bajo en sal, sorprende su agradable sabor dulzón. Se pueden visitar secaderos y fincas donde los cerdos son alimentados con bellotas en plena naturaleza retozando por el campo con una total libertad.

fotografia

La Dehesa de Extremadura, donde el cerdo ibérico ha formado parte del paisaje desde la antigüedad y está perfectamente adaptado al pasto y las bellotas de las que se alimenta, proporciona uno de los mejores jamones de bellota del país, además de ser muy sano, proporciona un medio de vida  a todos los habitantes que orgullosos muestran el proceso de transformar la carne del cerdo en diversos y exquisitos manjares.   

fotografia

fotografia

En Huelva, los pueblos de Jabugo, Calarosa, Cortelazor o Arodre entre otros, ofrecen varias rutas turísticas para descubrir nuevos paisajes y disfrutar no solo del estupendo jamón, sino de su amplia gastronomía y paisajes típicos de estos pueblos que conservan el sabor y costumbres milenarias, orgullosos de sus tradiciones y que son hospitalarios, amables y agradecidos.   

fotografia

La ruta continua por Los Pedroches, Córdoba, cuya Denominación de Origen es reconocida por la Unión Europea. Los Pedroches limita con Extremadura y Castilla la Mancha y tiene los paisajes mas bellos de España y ya los musulmanes llamaban a este lugar "el valle de las bellotas" donde ahora se alimentan y crecen unos de los mejores cerdos del país, dando un jamón de bellota de primerísima calidad.       

fotografia

La ruta del Jamón Ibérico termina en Teruél, aquí los jamones de forma más bien redondeada tienen un sabor muy peculiar y característico que le hace inconfundible, es poco salado y tiene un color brillante al corte. Fue el primer jamón de España en tener Denominación de Origen. Teruél, con su pasado histórico de miles de años conserva para el visitante la arquitectura mudéjar o el arte rupestre, reconocidos ambos por La Unesco. Los amantes de la historia pueden además de degustar un buen jamón, disfrutar de un viaje cultural a un pasado muy interesante.   

El Jamón Ibérico de pata negra, procedente de los cerdos criados con bellotas y en libertad para correr y retozar en la naturaleza, es un manjar que ha estado en todas las mesas de las grandes personalidades tanto de la política como de las letras o el arte en general. Y todos han elogiado su sabor y su procedencia.

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: