Un delfín en el mar jugando con una niña

Desde que vi la serie  «Flipper», cuando tenía 4 o 5 años, ese delfín lindo, tierno y simpático hizo que los delfines fueran mis animales marinos preferidos. Ahora sé que «Flipper» pertenece a la especie denominada mular o “delfín nariz de botella” que es el más conocido y el que podemos ver en los delfinarios.

Sabemos que todos los delfines utilizan una comunicación basada en los ultrasonidos; sin embargo, sobre su inteligencia afirmaba Jacques Cousteau: «Son las únicas criaturas de la tierra dotadas de un sistema nervioso con la capacidad potencial para desarrollar procesos superiores de pensamiento. Los mismos animales, casualmente, poseen la capacidad de producir una gran variedad de sonidos».

Tiene un comportamiento complejo, comparable al humano. Posee memoria y es capaz de resolver situaciones inesperadas. Siente y expresa emociones. Algunos experimentos muestran que los delfines tienen un alto grado de conciencia: no sólo pueden reconocer a otros, sino que también pueden reconocerse a sí mismos. Son también capaces de comunicarse y jugar con niños autistas o que sufren distintas enfermedades.

Es un mamífero acuático del que deberíamos aprender mucho los que nos llamamos «seres racionales» : pertenece a un mismo grupo social durante toda su vida y ayuda en todos los aspectos por el bien de su grupo. Son animales tan solidarios y sociables que son capaces de convivir con varios machos y hembras encargados de la reproducción sin que haya el más mínimo problema, hecho excepcional en el mundo animal ya que siempre se intenta desbancar al macho dominante para poder reproducirse.

A lo largo de los años varias anécdotas recogen historias de personas rescatadas de las aguas por delfines. La gente del mar considera la presencia de delfines como un buen augurio.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: