Parece mentira, he sido fumador de cigarrillos más de 30 años y jamás pude dejarlos. Lo intenté todo: parches, pastillas, a lo bravo, pero nada, imposible.

Y lo digo en pasado porque gracias a un invento chino, si si, chino, he conseguido algo que para mi era como subir al Everest, inalcanzable.

El invento en cuestión tiene la apariencia de un cigarro normal, produce vapor (no es humo) y es recargable.

Está compuesto de:

  1. Batería.- Disponible con distintas capacidades, de litio.
  2. Atomizador.- Pequeño dispositivo que va roscado a la batería y que provoca la evaporación del líquido del cartucho cuando aspiramos por él.
  3. Cartucho.- Es un contenedor de plástico con una fibra interna de polyester que permite alojar sin que se derrame el líquido que se vaporiza en el atomizador.

El aparato en sí está genial y si algo hay que achacarle es la poca duración de las baterías y de los atomizadores lo que obliga a tener un pequeño remanente por si nos falla alguna pieza, las pegas de la calidad china.

El líquido que produce el efecto de humo (es vapor) está compuesto en su mayor parte de Propilenglicol (PG), agua destilada, saborizante (fresa, menthol, chocolate, Camel, Marlboro,etc.) y nicotina pura en distintas concentraciones.

Pero existe un problema: la nicotina. Al parecer en éste país hace falta la firma de chupatintas, al que antes has tenido que llenar los bolsillos con buenos euros, para que pueda distribuirse. Así nos encontramos con el caso más insólito, una empresa española que distribuye en parafarmacias, farmacias y ECI dos modelos de cigarros electrónicos, pero sus cartuchos contienen líquido sin nicotina, demencial, de risa.

Es de sobra conocidos los efectos perjudiciales del tabaco en la salud, con más de 400 componentes cancerígenos y otros más que no se sabe muy bien qué son y para qué son, y desgraciadamente sólo se habla de la nicotina como si fuera el peor de los males. Pues no señoras y señores, la nicotina por sí sola no es cancerígena, sí que es una de las drogas que más poder de adicción crean y por ello resulta tremendamente dificil conseguir alejarla de nuestras vidas.

Qué es lo que ocurre con éstos ecigs y líquidos con nicotina? Pues que para el Estado y las tabacaleras no es negocio, todo lo contrario, y saben muy bien que es un serio competidor que hay que tener oculto.

Para hacerse una idea del poder de las tabacaleras sólo hay que hechar una mirada a USA y su FDA, institución que se encarga de velar por la sanidad y la alimentación, prohiben el ecig y en cambio permiten la comercialización de "Champix", tratamiento a base de comprimidos que en algunos pacientes ha provocado tendencias suicidas, creo recordar haber leido de alguna muerte por su consumo.

Y mientras, en la seguridad social de Alemania, se ha introducido el ecig como terapia válida para dejar de fumar, y en Inglaterra distribuyen ecigs y fabrican eliquids con una altísima calidad farmacéutica, y aquí, en nuestra España querida, nos seguimos comiendo los mocos.

Sólo espero que tú, que estás leyendo éstas líneas y quieres dejar de fumar, investigues un poco más qué es el cigarro electrónico, y no hay mejor sitio para informarte que en

http://www.vapeando.com

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: