El momento de la llegada de un bebé nos lleva directamente al deseo de crear una habitación especial para ellos, una habitación cómoda, que satisfaga además todas las funciones propias del inicio de la maternidad, un lugar acogedor en donde se sientan tranquilos y donde podamos colocar todas sus nuevas y delicadas pertenencias.

Los primeros días muchos padres colocan a sus retoños al lado de su cama, o en una habitación cercana con la puerta abierta. Los bebés en realidad aún no necesitan cunas grandes, ellos se sentirán más contentos y seguros en espacios reducidos ya sea un moisés vestido o una pequeña cuna. En todo caso, la habitación del bebé será necesaria a partir de los 3 o como máximo 6 meses de vida. Cuando llegue el momento en el que el bebé empiece a fijarse en lo que le rodea, andar a gatas o ponerse de pie, entonces será el momento de arreglarle una habitación separada.

Será muy útil la colocación de un Babytalk (intercomunicador de bebés) que transmita el llanto o las necesidades del pequeño, así le alertará cuando en realidad necesite que le preste atención y se ahorrará muchas visitas al cuarto para comprobar que todo está bien. Vale la pena la inversión, además cuando el bebé crezca usted podrá utilizar el equipo para enlazar otros lugares de la casa, por ejemplo  la cocina y el comedor.

Cuando llegue el momento de comprar la Cuna lo más recomendable es elegir una que pueda convertirse luego en una cama cuando el bebé haya crecido. Si su decisión es quedarse con una cuna que no sea transformable, como las de barandas lisas y pintadas, recuerde que muchas bellas cunas no son seguras para bebés "atléticos". Piense ante todo en la seguridad de su retoño.

Tanto como si la habitación tiene clóset como si no, es muy útil la colocación de un Shifonier en el cuarto (mueble tipo peinadora con gavetas para guardar las cosas del bebé), hay gran variedad y la mayoría de ellos tiene un cambiador en la parte de superior.

Para amamantar al bebé puede adquirir una Poltrona especial, pero también puede comprar una silla cómoda sin brazos para que no le estorben con los codos.

En cuanto a los materiales del cuarto, la superficie del Suelo debe ser lisa y lavable ya que los bebés suelen ensuciar mucho, y las alfombras son muy difíciles de limpiar, además en una superficie lisa su bebé está menos expuesto a lastimarse las rodillas al gatear. En todo caso puede tener una alfombra de área mediana en el área de juegos del cuarto.

La Iluminación debe ser distribuida por tareas, una luz viva para cuando el bebé esté despierto y una más bien tenue para la hora de darle el tetero. Puede resolver ésta situación colocando un sólo tipo de luz e instalando un dimmer (regulador de intensidad).

Por último el tema en el que primero pensamos a la hora de decorar una habitación: El Color. Considere el aspecto práctico desde el principio, pero intente olvidar los colores tradicionales. No se sienta obligado por el Rosa o el Azul, sea creativo,  intente con dibujos llamativos, papel tapiz, cintas decorativas, etc., tome inspiración de algunas imágenes y convierta la habitación de su bebé en el lugar más ingenioso y bonito de la casa.

Si tiene alguna duda sobre la habitación de su bebé puede dejarla y en breve será respondida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: