Decir algo Incorrecto

Debemos perdonarnos por nuestros pasos en falsos y aprender de nuestros errores.

En el budismo, el cuarto precepto que consiste en el hablar de forma consciente, puede ser un campo de entrenamiento para nosotros. En nuestra vida diaria, siempre habrá oportunidades en la que cometeremos errores, especialmente por nuestra manera de hablar. Puede ocurrir que durante una exposición hagamos un comentario indebido, o que en el almuerzo con nuestros compañeros de trabajo nos hagamos participe de un chisme, o que simplemente interrumpamos a otra persona que está hablando para nosotros empezar a emitir nuestros comentarios indiscriminadamente.

Los errores, desde un punto de vista pueden ser muy beneficiosos. Ya que son las oportunidades ideales que se presentan ante nosotros para cultivar las cualidades que deseamos desarrollar y para recordarnos que es a través de la practica, el método por el cual desarrollamos la perfección. Por este motivo, nunca debemos renunciar al habla de forma consciente inclusive si cometemos algunos errores.

Los preceptos, no son reglas rígidas que si son rotas por alguna circunstancia causará la expulsión automática del infractor del budismo por siempre. Por el contrario, los preceptos son guías para sembrar aquellos aspectos en nosotros mismos que deseamos cosechar en el futuro. Los preceptos, son lo que nosotros hacemos de ellos, parte de esto es reconocer nuestros errores y reconciliarnos con esa experiencia. Existe un refrán que dice “Cometer cien errores diferentes es progresar, cometer el mismo error cien veces es retroceder.”

Amad a vuestros enemigos

En otras palabras si cometes un error y accidentalmente hablas a las espaldas de otras personas o dices una mentira blanca que en el tiempo regresa a ti causándote un malestar, todo lo que debes hacer es aprender de tu experiencia. Este, es un mecanismo valido de entrenamiento para ti, pero si continúas hablando a las espaldas de las personas o si te mantienes mintiendo, entonces estas retrocediendo en tu camino espiritual.

Cuando cometas errores, lo más importante es recordar ser gentil contigo mismo. Si te lamentas cada vez que dices palabras malas sobre alguna persona terminarás flagelándote. Es mucho mejor reconocer el error que cometiste, hacer tu mejor esfuerzo para no repetirlo y quizás, disculparte con aquella persona a la que has causado mal e invitarle una taza de café.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: