Decir una cosa y hacer otra

Hay gente maestra en el noble arte de decir una cosa y hacer lo contrario

En este, caso hay que hacer un tremendo esfuerzo para traducir a quien obra así, normalmente se refieren al modo en el los demás actúan, no es que hablen en otro idioma, si no más bien, de eliminar todo aquello que sobra y encontrar lo que se esconde detras del exceso de palabrería. 

Es el llamado arte de confundir

Utilizan un lenguaje enredado y rebuscado con el que pretenden ocultar sus verdaderas intenciones. 

Es un modo muy sútil de tratar de conseguir que lo que se dice, tenga efecto en otra persona. Un ejemplo que puede ayudar a comrpenderlo mejor; una persona le dice a otra que al día siguiente va a ir a solucionar un tema que tiene pendiente con un inquilino, pero al final no va. Cuando el otro le pregunta que como se solucionó el tema, solo recibe disculpas y evasivas como respuesta. 

Decir una cosa y hacer lo contrario

Es cierto, que a la mayoría de personas no les gusta asumir compromisos, que en ocasiones poco o nada tienen que ver con ellos. Y más si estos se tienen que realizar de forma impuesta. 

Pero cambiar de opinión constantemente, hace que se esté jugando permanentemente con el tiempo de los demás. Lo que puede conducir, a que esta forma de obrar genere un alto grado de malestar, en las otras personas. 

En realidad no es un problema difícil de solucionar, es más sencillo de lo que parece. Quien obra así, debe intentar ponerse en el lugar  del otro y tratar de entender como puede reaccionar. No se puede robar el tiempo de los demás y pensar que nada va a pasar. Tiene que actúar de manera coherente y ser consecuente con lo que dice. Y no hacer a los demás lo que no gusta que hagan a cada uno. 

 

 

 

 

 

Decir una cosa y hacer otra

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: