Decir que no

Decir que no ayuda a superar el miedo. A algunas personas les resulta muy complicado decir que no, pero negarse a ciertas cosas resulta beneficioso para la salud.

En el momento en el que alguien tiene miedo a decir no se limita una de las cualidades más importantes del ser humano la libertad de decidir. Hay personas que anteponen lo políticamente correcto a sus verdaderos deseos yendo incluso en contra de sus propios intereses, pero a veces llega el momento en el que la persona se da cuenta de que no tiene ganas de agradar a todos en contra de lo que ella prefiere.

La necesidad de decir que no todas las veces que sean oportunas

Puede ocurrir que el miedo a decir no aparezca en cualquier momento, normalmente una persona se siente coaccionada por el que dirán los demás.

Estas situaciones se suelen producir por ejemplo cuando alguien rechaza una invitación de un compañero de trabajo para comer juntos. Pero, ese rechazo no se produce porque la persona que lo hace le caiga a la otra mejor o peor sencillamente, es que le gusta aprovechar ese momento para estar sola. Lo que sucede es que la persona que recibe la respuesta negativa se siente ofendida y pone mala cara no termina de comprender que no lo acepte piensa que está ante una persona solitaria, y seguirá insistiendo. Bien es cierto, que no le costaría nada decir que sí alguna vez, pero es totalmente consciente de que si cede solo una vez, eso le llevará a caer en la rutina. La persona que dice el no, lo siente por la otra pero se siente en la obligación de decir que no por segunda vez y es posible que haya una tercera vez, o incluso una cuarta, si es preciso. La otra persona razonará y terminará por comprender que quien le ha dicho que no tiene sus costumbres, independientemente de si le cae bien o mal.

Pueden existir alternativas al no

A la persona solo le importa el resultado que tenga en su trabajo, es consciente de que caer bien o mal a sus compañeros de trabajo no guarda ninguna relación con que acepte su invitación a comer.

Es importante comprender que estas negaciones son necesarias en más ámbitos de la vida, incluyendo algunos que pueden resultar traumáticos para la persona como son los chantajes emocionales, cuando alguien dice que si no haces una determinada cosa, no serás aceptado, se transmite el mensaje de que si no haces lo que los demás quieren no formarás parte de la sociedad. Lo que hará que la persona se sienta en un segundo plano a la hora de defender su libertad y sus derechos. En estas situaciones el decir no es fundamental.

Aunque esto no quiere decir que no se pueda mantener un protocolo social, se trata de buscar alternativas, por ejemplo, quedar a tomar café o ir de compras con un compañero de trabajo. Es el modo de demostrar que no se tiene nada en contra de la otra persona. Y por supuesto no es necesario dar ningún tipo de explicación, sino se tienen ganas de hacer una cosa determinada, es el momento de decir que no, sin tener sentimientos de culpa después porque son aspectos fundamentales que forman parte de la vida de cualquier ser humano.

 

 

 



aprende a decir no

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: