de la Noche

La Dama de la Noche

La Dama de la Noche, también llamada la Reina de la Noche, es una planta trepadora de unos tallos largos y delgados de color verde pertenecientes que convive en zonas cálidas con los cactus. Su altura oscila entre un metro y medio hasta alcanzar los cuatro metros. A lo largo del tallo nacen unas hojas medianas de forma ovalada y las flores crecen durante la primavera y verano. La Dama de la Noche, cuya denominación científica en la Botánica es Epiphyllum oxypetalum, crece en climas cálidos de abundante sol que favorece su crecimiento. Sin embargo, ésta es la controversia de esta planta, puesto que nunca se abre de día, dado que el calor del sol la puede quemar. La flor de la Dama de la Noche comienza a abrirse lentamente a medida que baja el sol alcanzando su apertura completa en plena noche, en la oscuridad. Una vez abierta la flor de pétalos blancos y amarillentos, comienza a desprender un excelente perfume parecido a la vainilla.

de la noche

La flor, la Dama de la Noche, permanece abierta durante una sola noche, la noche en la que se abre, luciendo en todo su resplandor y embriagando a su entorno con su perfume. Es por ello por lo que se, en dicha noche, se convierte en la Reina, mientras que se disfruta de su belleza en silencio admirando sus colores. Partiendo de una misma rama, pueden florecer varias flores en una misma noche, lo cual intensifica el olor en su entorno. La experiencia de vivir una noche viendo florecer la Dama de la Noche y percibir su fragancia es única.

Su origen está muy discutido. Hay quien cree que viene de Latinoamérica donde se da en los países de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Venezuela. Otros opinan que precede de Asia, concretamente de la India Occidental y de Malaysia. Lo que sí puedo confirmar es que en el sur de Tenerife (Islas Canarias) la hay también.

Esta planta es capaz de crecer en prácticamente cualquier suelo, aunque con preferencia en una tierra con el PH un poco más ácido. De vez en cuando necesita ser podada y agradece también un tanto de adobo y el regadío normal sin exageración. El clima cálido, pero a la sombra para no quemar la flor se encarga del resto. La Dama de la flor es una planta fácil de cuidar y agradecida que por un solo día se convierte por su belleza y por su aroma en la Reina de la Noche.

de la noche

de la noche

de la noche

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: