La fibromialgia es una enfermedad que afecta, fundamentalmente, a mujeres de mediana edad, y que se caracteriza por la existencia de dolor crónico generalizado. Se trata de un cuadro muy frecuente, ya que se considera que la fibromialgia afecta a un 2% por ciento de los estadounidenses, es decir a unos 5 millones de personas.

El dolor que experimentan estos pacientes se caracteriza por su mala respuesta a los analgésicos habituales, como los antiinflamatorios. Debido a este hecho, los investigadores se han centrado en el estudio de otros fármacos que puedan utilizarse en la fibromialgia, entre ellos algunos antidepresivos.

Recientemente, un nuevo medicamento ha sido aprobado, por la Food and Drug Administration de EE.UU, para el tratamiento de esta enfermedad: Cymbalta (Duloxetina). Se trata de un medicamento antidepresivo, que se utiliza en cuadros de ansiedad y para tratar el dolor neuropático en pacientes diabéticos. Los pacientes con depresión suelen tener dolor, y éste mejora al mejorar el cuadro depresivo. La duloxetina tiene un efecto analgésico específico en los pacientes deprimidos y ha demostrado ser útil para el tratamiento de la fibromialgia.

Los efecto adversos de este medicamento incluyen náuseas, sequedad de boca, somnolencia y estreñimiento. Sólo puede obtenerse mediante prescripción médica y es necesario tener precaución si se toman otros medicamentos para la depresión (especialmente IMAO) o se padece glaucoma.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: