La elección del sistema a emplear, dependerá fundamentalmente del trabajo a realizar, de si los trabajos son más o menos calificados, de si importa más la calidad o la cantidad, etc.

En cualquier caso, el sistema elegido debe ser comprendido por el trabajador y, asimismo, éste debe considerar justa su retribución en comparación a la de sus compañeros de trabajo.

Vamos, a continuación, a exponer dos de los sistemas más populares:

 

Salario por tiempo fijo: Es un sistema muy sencillo de aplicar y fácilmente comprensible. Es la gran ventaja del sistema.

Se aplica en aquellos casos que se trata de trabajadores con un alto grado de calificación, por ejemplo, los dedicados al departamento de informática, técnicos, los destinados a mantenimiento, etc., y en general para trabajos de precisión en los que interese más la calidad que la cantidad. También para trabajos poco calificados, como los de limpieza, bedeles, porteros, etc., en donde la medida del trabajo resulta difícil, o en aquellos otros trabajos donde la producción viene impuesta por la máquina.

En este sistema, el salario será siempre el mismo cualquiera que sea la producción, por consiguiente, al no ofrecer incentivo a la productividad lo consideramos una importante desventaja.


Remuneración por incentivos: Tal como señala Richard Hopeman, el incremento de la producción puede ser debido al aumento del ritmo de trabajo del asalariado, a la vez que éste elimina gran parte del tiempo ocioso. El aumento de la producción dependerá de un valor normal o estándar que determine la empresa y a partir del cual se recibe la prima. Por esta razón tiene una gran importancia la medición de tiempos.

Un sistema de retribución por incentivos será eficaz siempre que cumpla los siguientes requisitos:

1. Debe ser lo más sencillo posible. Debe quedar bien clara la relación entre el trabajo y el salario percibido.

2. La prima debe ser suficientemente estimulante para el trabajador.

3. En aquellos sistemas en los que se establezca un salario base, éste debe ser suficiente.

4. Debe evitarse el agotamiento del trabajador, para lo cual será conveniente establecer límites.

5. Para diferentes trabajos el incentivo, comparativamente, ha de ser equitativo.

6. Los valores estándar han de ser muy correctos y precisos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: