Introducción

El comportamiento del ser humano en la empresa tiene un significativo alcance económico. Podríamos aseverar que un trabajador, en función de su motivación puede rendir más o menos en su trabajo.

Como dice Rodríguez Pomas1 toda organización es esencialmente una obra humana, en cuanto que, en primer lugar, es punto del esfuerzo humano y, en segundo lugar se compone de hombres. Por esta razón, todo intento por comprender lo que es una organización debe empezar por el estudio del hombre.

Uno de los grandes exponentes de la organización, Frederick W. Taylor, a principios de siglo decía, en su método conocido con el nombre de Dirección Científica, que el trabajador se mueve básicamente por estímulos económicos.

Uno de los principales factores, si no el más importante, que influyen en la eficacia o rendimiento del individuo en el trabajo es la remuneración o retribución del trabajo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: