Las remuneraciones al trabajador es la parte más fundamental para el trabajador, ya que esta es la forma básica de compensación por su labor. Sin embargo existen disposiciones legales y convenios colectivos que limitan la libertad a la hora de tomar desciciones en la remuneración de los trabajadores, disposiciones que en su mayoría favorecen al trabajador.

No obstante, existe un margen de maniobra, este margen debe ser estudiado cuidadosamente a la hora de asignar una valoración de los puestos de trabajo y la remuneración que se recibe dentro de los mismos.

La valoración de los puestos de trabajo sigue los siquientes factores a tener en cuenta:

1. Capacitación precisa para desempeñar el puesto (nivel de estudio, características físicas, sociales...)

2. Disponibilidad de personas cualificadas. Puestos para los que existen pocas personas tendrán una valoración superior.

3. Nivel de autoridad y responsabilidad que corresponde al puesto.

4. Grado de contribución a los objetivos de la empresa

5. Sueldos y salarios que abonan otras empresas a puestos semejantes.

 

Teniendo esto en cuenta se fija una escala salarial en la que aparecen la relación de puestos y la remuneración que corresponde a cada uno.

Otros factores que influyen en la remuneración pueden ser la cantidad de trabajo o el tiempo de éste, también puede ser la mezcla de los dos. Otro tipo de remuneración son los incentivos que pretender aumentar la productividad y motivación del trabajador en concreto. Una forma de incentivo es la de recibir parte de las acciones de la empresa, con que poco a poco el trabajador se va convertiendo en parte en dueño de la empresa, lo que le hace tener que trabajar más para obtener un mayor beneficio.

También tenemos las promociones, que se trata de un ascenso de un persona o un puesto de trabajo que generalmente requiere mayor grado de responsabilidad y autoridad que se compensa con una remuneración más elevada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: