Se pueden encontrar empresas grandes, pequeñas y medianas, subsistiendo todas ellas, incluso estando en el mismo tipo de mercado, esto ocurre porque hay una compatibilidad de empresas de distintas dimensiones. Pero ello no significa que las empresas pequeñas estén en el mercado bajo las mismas condiciones que las grandes y a la inversa.

Sobre estas condiciones surgen las llamadas economías de escala, para hacer referencia a las ventajas y desventajas de las empresas grandes frente a las pequeñas. Una de las ventajas es que el coste a soportar por cada unidad producida suele ser más bajo en las empresas de gran dimensión, de este modo tienen unos costes de producción más bajos, no obstante, estas empresas tienen más costes fijos y así el riesgo de incurrir en pérdidas, debido a no alcanzar el punto muerto (concepto que explicaremos seguidamente), es mayor en las empresas de gran dimensión.

Otras ventajas de las economías de escala son los descuentos que obtienen las grandes empresas al comprar cantidades mayores de materias primas y otros factores, también ventajas a la hora de pedir créditos, en el coste de transporte, etc.

Fernández Pirla nos dice: «la gran dimensión es conveniente para lograr un producto en serie a coste reducido, pero que después se ha de adaptar a las exigencias de la demanda individual, trabajo que se realiza en empresas de dimensiones más reducidas».

Del mismo parecer es Bueno Campos el cual nos dice que «las grandes empresas productoras suelen necesitar de una auxiliar de tamaño más reducido que le suministre componentes y piezas no fabricadas por ella».

Así, diremos que empresas grandes y pequeñas no son sustitutivas, sino complementarias, por ello la existencia de las dos dimensiones en el mercado.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: