Para muchos autores éste es más bien un factor limitativo, lo cual veremos en apartados siguientes:

A.E.G. Robinson considera que «se llega a un cierto tamaño empresarial en el que los costes medios administrativos a largo plazo dejan de decrecer y se vuelven crecientes en cuyo punto se habrá alcanzado la dimensión óptima administrativa».

Esta definición de dimensión óptima administrativa de A.E.G. Robinson, nos hace ver que el aspecto organizativo-administrativo no puede preverse a priori sin antes tener definidos los otros aspectos, pues nos dice que el óptimo no se consigue hasta que los costes medios a largo plazo se vuelven crecientes, y para comprobar tal cosa deberemos haber sobrepasado ya el óptimo real.

Sin duda, podemos afirmar que el fracaso de muchas empresas no se debe al desconocimiento técnico del negocio, sino más bien a la falta de una adecuada organización. Así pues, una buena organización es uno de los aspectos importantes a tener en cuenta por los empresarios, para la buena marcha de la empresa.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: