fotografia

Antiguos capachos de esparto llamados rondeles que se usaban en los molinos para molturar las aceitunas, al terminar la temporada de la aceituna se utilizaban para alumbrar la procesión de la Virgen de los Rondales desde su salida de la Ermita de la Vera Cruz hasta la Iglesia de Santiago Apóstol y esta tradición se viene haciendo desde el siglo XVIII. El recorrido comienza a las diez y media de la noche con la bendición del fuego y los rondeles encendidos se acompañan cantando villancicos y haciendo un recorrido por todo el pueblo que termina en la plaza principal donde se ofrece a todo el mundo tostones con aceite de su propia cocecha, buñuelos típicos del lugar y tazas de chocolate caliente.

fotografia

El origen de esta tradicional fiesta que se remonta al siglo XVIII comenzó cuando los antiguos molineros de Casarabonela quisieron agasajar y dar las gracias por la buena cosecha sacando a pasear ala Divina Pastora y en vez de hacerlo de día como se suele hacer en otros pueblos decidieron hacerlo de noche y por ello decidieron valerse de antorchas usando lo que más tenían a mano. Los rondeles son los capachos empapados en aceite que si bien en un principio los encendían desplegados desde 1974 comenzaron a encenderlos enrollados ya que de esta forma alumbran mucho más rato.

fotografia

Durante la semana anterior a esta fiesta todo el pueblo se transforma pues se organiza un mercado navideño, actividades infantiles, degustaciones gastronómicas, etc. Muy famosa es en estas fechas anteriores a la Navidad la conocida Ruta de la Tapa. La Fiesta de los Rondeles se declaró en 2001 de interés Turístico Nacional de Andalucía y son muchos los visitantes de otras localidades que aprovechan para compras en el mercadillo navideño y degustar la rica gastronomía del lugar.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: