Al día siguiente de la tristeza,

Después del silencio que sobrevive a la pérdida,

Después del naufragio en las lágrimas del llanto,

La noche espesa comienza a ceder.

Oigo el canto lejano de los pájaros

Anunciando que la vida habrá de seguir.

Ráfagas de suave sol

Entibian el alma apenada.

Todo es tenue, grácil, minimalista.

Pequeñas gotas de rocío

Perfumando la quietud.

El dolor empieza a cesar

Para transmutarse en recuerdo.

Se intuye una paz mansa,

Un puerto de descanso.

Un rinconcito que nos cobije.

No pedimos más.

Tal vez estemos temerosos de ofender a algún dios.

Sólo queremos este suave descanso.

Antes de que el fragor de la vida

Nos vuelva a encandilar

Con las eternas ilusiones

De que la próxima vez no saldremos lastimados.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: