fotografia

Las referencias escritas más antiguas que hacen referencia a este veneno corresponden a las obras del historiador e investigador italiano Pietro Martine que se publicaron sobre el año 1507 y donde hace referencia a la utilización del Curare por parte de los nativos americanos que untando las flechas paralizaban los animales. Durante la conquista, Juan de la Cosa que era el geólogo de Cristobal Colón, murió por el veneno de una peueña flecha impregnada de Curare que le dispararon los nativos por cerbatana.

fotografia

fotografia

fotografia

Los nativos de diversas tribus y en especial los jíbaros, desde tiempo inmemorial han preparado este veneno con diversas plantas (especialmente las Menispermaceae y las Loganiaceae) mezclándolas con cortezas de árbol, raíces de plantas venenosas y el veneno extraído de ciertas serpientes. Con todo ello proceden a la preparación de una pasta espesa que guardan por lo general en tubos de bambú.

fotografia

El Curare, tal y como lo preparan los indígenas, produce parálisis rápida de todos los miembros del cuerpo y a continuación la muerte por asfixia. Aunque se aplique en pequeñas dosis puede producir la muerte igualmente por la acción de los diversos alcaloides, uno de ellos y el más fuerte es la Curaina que ya en la actualidad se ha incluído su uso en medicina como anestesia, pero en dosis mínimas y mezclada con otras sustancias. 

fotografia

fotografia

Cuando los conquistadores españoles se internaron por las selvas de América del Sur, muchos morían de forma misteriosa por culpa de los dardos lanzados por los nativos y nunca pudieron saber la causa. Fue mucho más tarde cuando los investigadores que tardaron años en descifrar este potente veneno pudieron destapar el misterio de tantas muertes inexplicables. En la actualidad, este veneno ha pasado a formar parte y a ser de gran utilidad en la medicinal moderna.

Fuente:

La planta del curare.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: