LA CULTURA OTAKU

Otaku, interesante palabra con la que me he sentido identificado desde hace variso años, pero como comenzó pues desde cierto día sábado durante la noche estaba buscando algo interesante que hacer en internet, cuando de pronto se apareció en mi pantalla una miniatura de un mono japonés de ojos gigantes y peinado ridículo, sin pensarlo dos veces le di clic y me puse a ver por horas esa caricatura de oriente de tías calientes, y flacuchos héroes con más fuerza que cien pesistas olímpicos y más apetito que cien camioneros en ayunas.

Soy otaku... ¿desde cuándo?

En ese momento comencé a preguntarme ¿Desde cuándo estoy interesado en este mundo? desde cuando Japón es especial para mí, y, bueno, desde cuando es mi sueño ser mangaka o animador. Recordé lo más que pude pero por más atrás que iba no encontraba un inicio a mi fanatismo. (Y es que cuando no tienes ni dos décadas de vida es complicado XD).

Al indagar en internet, descubrí que el anime (animación japonesa) era mucho más antiguo de lo que imaginaba. Desde la época de los cincuentas-sesentas comenzó todo esto. Animes tan antiguos como “Astroboy” o “Sazae” San marcaron historia para la animación mundial. Mis padres también crecieron vieron anime, claro que, al no conocer el nombre japonés de este arte, ellos lo llamaban “dibujitos”.

Lo curioso es que, al igual que las telenovelas latinas, Algunos “Shojo” hipnotizaron a mi madre y tías, tales como: “Candy Candy”, “Angel, la niña de las flores”, “Heidi”, entre otros. Y a mi padre. “Saint Seiya”, “Mazinger Z”, “Meteoro”, entre otros.

Con todo ello dicho, no es que la moda de la animación japonesa haya tenido un boom reciente, lo que ocurrió fue que con el crecimiento de la internet, que fue de la mano con la fanaticada que estas series se ganaban (Y con lo irreverente que ha llegado a ser nuestra época) no es de extrañar que la cultura y moda otaku haya llegado a millones de personas, en especial a adolescentes y adultos jóvenes.

Soy otaku... ¿Por que?

Y es que como es posible no adorar a esos personajes de aspecto afeminado y rostro de muñeca. Es además ese aspecto tan “kawaii” lo que le dio popularidad más adulta en comparación con las series de trama complicada que intentaba crear Estados Unidos

Cabe resaltar que Otaku no es lo mismo en occidente que en oriente, en Japón esa palabra puede llegar a tener un sentido peyorativo, y es que es usada para referirse a personas que no hacen más que encerrarse en sus apartamentos o cuartos a ver anime, leer manga y hacer otras cosas que lo mantienen alejado de la sociedad.

En resumen La cultura otaku nació a partir del fanatismo, a veces agradable, en ocasiones insoportable que inevitablemente termino ganándose la animación japonesa. Y es que se puede afirmar que hay otakus en todas partes, hay otakus en Europa, hay otakus en África, hay otakus en América, hay otakus en Asia, y hay otakus en Oceanía. Así que solo me queda, mandar un gran saludo a esas personas que cantan en japonés aunque no tengan ni idea de lo que dicen, a aquellos que se visten de forma ridícula en convenciones de nerd (al igual que yo) y a aquellos que lloran, ríen, disfrutan, sufren y se llenan de toda clase de emociones intensas al ver cada fotograma maravillosamente animado del gran producto que nos trae Japón.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: