culpable

CULPAR EN VEZ DE BUSCAR SOLUCIONES…

Cuando las cosas nos van bien, son bien pocas aquellas personas que pasan su vida por un análisis regular para averiguar si las cosas realmente van tan bien como creemos. Damos por sentado que los acontecimientos son sucesos normales que deben suceder según nos lleve el destino sin un análisis, una autoevaluación o una autocrítica. Damos todo por hecho. Somos conformistas, sin aspiraciones a cambios, a veces simplemente por miedo al fracaso o por miedo a conocer algo mejor. En lugar de ser cada individuo quien dirija su propia vida, parece que la vida lleva a las personas.

Pero, ¿qué pasa cuando las cosas no van bien? En vez de mirar atrás a analizar nuestra vida para averiguar cuál es el problema, pasamos erróneamente a buscar culpables, bien sean otras personas, los gobiernos u otros agentes externos, en vez de pararnos a pensar que tal vez hayamos sido nosotros mismos quienes hayamos llevado nuestra propia vida al fracaso. ES MUY FÁCIL CULPAR A OTRAS PERSONAS o a ciertas circunstancias que no nos gusten. Criticar a los demás es muy fácil, es un defecto que tenemos muchos en común. Acostumbrados a que nos enseñen, en casa, en el colegio, en el trabajo… aprendemos y nos adaptamos.

No obstante, tal vez se la hora del cambio, de cambiar nuestra actitud, nuestra mentalidad y nuestro proceder. Es hora de tomar las riendas, nuestras riendas de nuestra propia vida y analizar cada situación individual. ¿Por qué? Porque cada persona viva sus propias circunstancias distintas al familiar cercano, vecino, amigo o simplemente al del al lado. Cada persona tiene sus propios problemas y necesidades. Lo que me va bien a mí, no tiene por qué servirte a ti o va fatal al de al lado. Así como cada uno es distinto al otro, posee diferentes circunstancias, necesidades, deseos y cada uno precisa de una solución propia.

De ahí, no podemos esperar de los gobiernos, los políticos o entidades, sean cuales sean sus creencias, intenciones o esfuerzos, que encuentren una solución común para toda una comunidad. Para empezar, ni te conocen ni saben lo que realmente necesitas. La mejor forma de combatir algún problema o fracaso no es el buscar un culpable externo o criticar algún sistema social o político. Es hora de hacer una mirada hacia el interior y averiguar qué pudo haber pasado para que seamos empujados hacia la situación en la que nos encontramos actualmente. ¿Tal vez una decisión mal tomada? Donde haya errores cometidos, no se puede hacer marcha atrás. Pero se puede cambiar el rumbo hacia un futuro mejor. El pasado, pasado está, pero el futuro aún está por labrarse y cómo lo labramos lo decidimos desde hoy.

En lugar de criticar y culpar, analicemos cada uno nuestra propia situación, busquemos la solución que mejor se adapte a cada uno individualmente y pongámonos manos a la obra para mejorar nuestro futuro. El trabajo o el empleo no se esperan, se buscan. Que no encontramos ninguno, lo creamos. Que tenemos que pagar deudas pero no podemos pagarlos de golpe, pues los pagamos a plazos. Una vez sepamos lo que necesitamos, busquemos la forma de conseguirlo. Con nuestra ACTITUD y MENTALIDAD podemos ayudar también a otros a salir de su crisis dando ejemplo con pro activismo y positivismo. No caigamos en las garras del rencor que no llevan a nada.

Una casa, una familia, una empresa, una ciudad o un país se construye entre todos mediante el esfuerzo, el trabajo y el conocimiento de todos poniendo cada uno individualmente de su parte. Criticar y culpar no sirve de nada. En vez de culpar, hay que buscar soluciones y éstas están en cada uno de nosotros. Todo es cuestión de ACTITUD. Cada uno es culpable y responsable de sí mismo.

Los errores nos muestran a labrar un FUTURO MEJOR.

 

soluciones

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: