La piel grasa suele ir acompañada de acné debido en gran parte a una acumulación de bacterias, para reducir su presencia y mejorar el aspecto de este tipo de pieles es necesario seguir unos cuidados básicos en nuestra higiene diaria:

Es recomendable lavar la cara tanto por la mañana como por la noche con un jabón no oleoso, como los jabones bactericidas, de azufre, de propóleo, de arcilla, de avena o de aloe vera que podemos encontrar en cualquier herbolario o tiendas de cosmética natural, consultad al dependiente cual os puede ir mejor porque algunos como el de azufre pueden llegar a dejar la piel demasiado seca.

El lavado puede efectuarse con agua tibia y terminar aclarando la cara con agua fría para cerrar los poros. A continuación secar sin frotar con una toalla que sólo usaremos nosotros, haciendo uso de una limpia cada día, para ello es recomendable hacerse con unas cuantas toallas de las llamadas de bidé.

Una o dos veces a la semana podemos sustituir el lavado matinal con este tipo de jabones por el lavado con un jabón exfoliante y además al menos una vez a la semana es recomendable aplicarse una mascarilla para piel grasa.

Una vez que la piel está limpia aplicamos un tónico, la única función de los tónicos es rehidratar la piel tras el lavado por lo que no hace falta que usemos ninguno especial para la piel grasa o acnéica, basta con cualquier tónico de esos que son para todo tipo de pieles.

En caso de brotes acnéicos que además de causar daños estéticos suelen doler o picar podemos hacer un tónico de perejil, es tan simple como cocer un poco de perejil en agua (15-20 minutos), dejar enfriar, colar y aplicar con un algodón o una gasa y esperar a que seque. Podemos hacer tónico para unos cuantos días pero no para más de 4 ó 5 para que no pierda propiedades.

Por la noche bastaría con esto, pero si se trata del cuidado matinal es recomendable aplicar después no una crema hidratante sino un fluido hidratante que se absorbe más rápidamente y ayuda a matificar la piel. No hace falta gastar grandes cantidades de dinero en marcas conocidas, hoy en día muchas marcas blancas fabrican fluidos de este tipo que dan bastantes buenos resultados.

Una vez que encontréis el fluido que va bien a vuestro tipo de piel seguir probando otras marcas hasta encontrar otro que también sea de vuestro agrado y cuando tengáis un par de fluidos hidratantes que os gusten ir alternándolos (por ejemplo poneros uno durante la primera quincena del mes y otro durante la segunda) porque en ocasiones la piel se acostumbra a un mismo producto y ya no nos produce los mismos resultados que al principio.

Si a continuación se quiere usar marquillaje es mejor usar maquillaje en polvo que permite a la piel respirar y controlar mejor los brillos.

Con estos cuidados la piel debería mostrar mejor aspecto, en cualquier caso es importante también procurar retirar en la medida de la posible el pelo de la cara y seguir una dieta baja en grasas, especialmente grasas saturadas, así como hidratarse adecuadamente.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: