La mayoría de las deficiencias visuales aparecen en la infancia, aunque no se diagnostiquen hasta años después. Los niños no pueden aprender a mirar correctamente, del mismo modo en que lo hacemos los adultos. Estas normas facilitarán cuidar sus ojos a diario, sin pretender que tomen conciencia de la necesidad de mirar bien.

El niño necesita contacto con la naturaleza y el aire libre, ejercicio físico y una buena alimentación.

No debe forzar la vista, es conveniente que los libros que lean sean de letra clara y grande.

Debe disponer de luz clara en su habitación de estudio o lectura, a ser posible natural. Si no es así, la mesa de trabajo debe estar iluminada con un flexo, con una luz cuya intensidad sea tres veces mayor que la luz ambiental.

La postura para leer o escribir es muy importante: espalda erguida y hombros ligeramente hacia atrás. El niño debe tomar el lápiz, de manera que pueda ver su escritura, sin tener que torcer la cabeza o acercarla.

Cuidado con la televisión y el ordenador:es conveniente que el niño no esté delante de la pantalla, más de dos horas seguidas. Además, debe situarse a un distancia prudencial, sentado (no en el suelo o tumbado) y, de modo que sus ojos queden a la altura de la pantalla.

 Leyendo por mateamiche

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: