fotografia

La "capilla ardiente" se puede visitar en Málaga gracias a la escultura realizada por el controvertido artista madrileño Eugenio Merino. Este escultor hiperrealista tiene como objetivo hacer reflexionar sobre lo que Merino define como la "instrumentalización de la figura de Pablo Picasso con fines comerciales". Eugenio Merino ha tenido dos juicios que ha ganado con la Fundación Francisco Franco por su obra hiperrealista del dictador metido dentro de una nevera de Coca-Cola y según sus propias palabras ni aquella obra ni esta de Picasso "se pueden considerar una falta de respeto".

fotografia

A partir de esta semana ya se puede visitar el "cuerpo yacente" del prolífero pintor en una estancia de la sede de Alianza Francesa de Málaga en la Calle Beatas nº 36 de esta ciudad. El acceso es gratuíto y todo el que quiera padrá hacerse un "selfie" con el cuerpo del "pintor muerto". Unos folletos que se reparten por la ciudad informan: "El cuerpo de Picasso descansará en Málaga. La capital de la Costa del Sol completa su oferta turística cultural con la atracción definitiva: la muerte del genio universal".

fotografia

El "falso cadáver" del pintor Picasso podrá visitarse hasta finales de junio, luego la escultura hiperrealista se exibirá en otro lugar aún no decidido. Según Merino, la escultura no es una crítica contra Picasso, sino contra la utilización de Picasso para convertirlo todo en consumible y producto. "Es una atracción más en Málaga que desvela la oferta con que atraen las políticas culturales de la ciudad a las masas de turistas". "Aquí murió Picasso" es una obra de Eugenio Merino donde la figura del pintor malagueño yace sobre una lápida de mármol de Carrara, una ocasión única para inmortalizarse junto a Picasso con un "selfie"... seguro que habrá cola.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: