Tu cuerpo habla por ti

El lenguaje corporal es inconsciente e involuntario, pero en ocasiones podemos utilizarlo conscientemente para enfatizar el mensaje que queremos transmitir.

Tiene mucha importancia en la comunicación oral. Ha de estar relacionado con el mensaje que estamos expresando oralmente si no restaremos credibilidad a lo que queremos decir.

Con nuestro cuerpo añadimos información adicional sobre la personalidad y posición que tenemos.

Un ejemplo de expresiones corporales son: las expresiones faciales (mirada, sonrisa…), los movimientos corporales de manos, piernas y cabeza, la entonación, el volumen de la voz y por último el aspecto físico (la ropa, la higiene y los complementos).

Se ha de tener precaución con los signos que hacemos en ocasiones. El signo de “o.k” (dedo índice y pulgar haciendo un circulo) en EEUU es un signo amistoso pero en Australia es un gesto obsceno. El signo de los cuernos que se realiza con el dedo meñique y el índice levantado es un gesto de buena suerte en Brasil y en Venezuela, sin embargo en África es como si lanzaras una maldición a la otra persona.

La sonrisa y la mirada a los ojos del interlocutor son esenciales a la hora de saludar. Cruzar los brazos es un gesto defensivo y que marca distancias, si por ejemplo vamos a una entrevista de trabajo se aconseja no cruzar los brazos.

Balancearse sobre la silla cuando alguien te está hablando es una conducta poco elegante que denota falta de atención.

La risa abierta y sincera es un gesto que si se utiliza bien facilita la relación entre personas. Tampoco es recomendable sonreír demasiado puesto que podemos producir desconfianza en nuestro interlocutor.

Si extendeos la mano con la palma hacia arriba se entiende como un gesto de sumisión hacia la otra persona, a la inversa transmite una voluntad de dominio.

Si utilizamos las dos manos para estrechar la mano de otra persona refuerza la afectuosidad del encuentro.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: