Si alguien me hubiera dicho alguna vez que el hecho de que mi sueño de salir de Cuba se cumpliera, me iba a causar tantos sentimientos encontrados, la verdad no le hubiese creído. Pero a casi un año de mi salida de Cuba, solo rememorar lo que dejé atrás me hace un daño indescriptible.

El motivo por el que decidí abandonar mi Patria y dejar todo atrás, es el mismo creo de todos los cubanos. Temas de política, gobierno, economía, etc. Y no soy partidaria de hablar mal de mi país mucho menos si no estoy ahora en él. Pero a veces no puedo evitar preguntarme: Cuba, ¿por qué?.

No sé si fue cuestión de karma, mala suerte, qué se yo... pero no puedo dejar de pensar en lo injusto que es esto para nosotros. El distanciamiento de las familias, la lejanía, tantas lágrimas derramadas en los aeropuertos. Y todo por una razón: política.

Es realmente tan triste condicionar la vida de tanta gente por no más que una terquedad, porque sí, para mí lo es. Y es horrible. A veces miro a mi alrededor, y veo las familias unidas, y no puedo dejar de añorar la mía, y no puedo evitar pensar y desear que hubiese sido de otra manera.

Me atrevería a apostar que, como yo, miles de cubanos se preguntan lo mismo, y muchos miles más quieren dejar su Patria. Y se enorgullecen de ser cubanos, de bailar cubano, de hablar cubano y sentir cubano. ¡Es que Cuba se lleva en la sangre! Y los que estamos fuera, nos consolamos con buscarnos, por Facebook, Twitter, por la vía que se pueda. Nos ayudamos, apoyamos, y somos capaces de convertirnos en familia sin siquiera serlo. Es parte de nuestra identidad y nos vanagloriamos de ello.

Mientras unos luchan por salir, conocer el mundo, los que ya estamos fuera, trabajamos para volver de vacaciones, y algunos para siempre. Porque es que si eres cubano, Cuba será tu principal destino. ¡No hay nada como el reencuentro! Es lo que nos motiva para luchar todo el año, para cerrar los ojos a otras tentaciones y experiencias. ¡¡No hay nada como Cuba!! 

De momento yo espero. Aunque no quisiera, pero espero. A algunos no nos queda otra. Ay, Cuba ¿por qué? ¡Qué fatalidad que nos tocó a nosotros!

 

Consignas en Cuba

La Habana, Cuba

La mayor de las antillas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: