Desvanecido, agotado, alterado

Por tanta y tanta soledad, mil pensamientos

Agobian tu mente.

Debilitado, cansado

Con tanto sufrimiento a cuestas

Y ese tratamiento que te halaba la vida.

No sé que sucedió

En que momento de este pavorosa vida

Los malos empezaron a Gozar de longevidad

Y los buenos

Se les acorta la existencia,

¿Destino? ¿Desdicha?

No lo sabré.

De lo que estoy seguro

Es que la suerte de los buenos

Los malos la desean.

Hoy, un alma buena

Llegara a las huestes celestiales

Y a nosotros nos queda la tarea

De elevar nuestras oraciones

Por su eterno descanso.

Siempre que alguien especial

Se va de nuestro lado

Su humanidad desaparece

Pero su alma

Es recibida en un plano

Al cual humanamente

No podremos entrar

Dios te bendiga,

En nombre de Jesucristo nuestro señor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: