Más que reflejar mi opinión personal en este escrito, deseo reflejar una serie de hechos y palabras que manifiestan qué cosa es cada cual. Mi trasfondo cultural y religioso, provino de la herencia de mi familia, del entorno donde crecí y –todavía- me formo. El hecho de llegar a cierta edad no nos vacuna contra ciertas enfermedades, “valores” o gustos de la cultura que nos rodea o influencia, pues, no somos una suerte de ermitaño aislado en un desierto o en una montaña inaccesible. De hecho, sorprende –todavía hoy más- llegar a lugares que se suponen inhóspitos, inexplorados y poco accesibles, para descubrirnos ser otros visitantes en lugares que suponíamos remotos e imposibles para muchos.

Una mente abierta, que tenga pleno conocimiento de la evolución de estas últimas décadas, admitirá la asimilación de los cantos evangélicos dentro de las iglesias católicas. Hace 20 años, por ejemplo, ninguna o muy pocas, tendrían una alabanza tan variada y con la multitud de instrumentos y cantos como se desarrollan hoy. Recordemos que las iglesias católicas se limitaban a un órgano, un grupo de vocalistas de escuela –muy bien enseñados- y, si no usaban la coral, a lo sumo, tendrían una guitarra y un trío de jóvenes. Las alabanzas no era tan dinámicas  y hoy, para mi desconcierto, parecen carismáticamente pentecostales. En aquellos años sus manifestaciones era ceremonias solemnes, porciones en latín  y –justamente como otras- han cedido al gusto de la asistencia, para no hacerlas aburridas, aunque muchas cosas se descontextualicen ¿Quién no recuerda aquellos chistes que se hacían de los curas y sus prédicas?

Si es un movimiento ecuménico o un proceso de actualización de las iglesias, no me atrevo a proclamarlo, excepto que sé se van adecuando al gusto de la sociedad, así como el cantante que, en principio cantaba sólo cantos gregorianos y, al ver el boom de estos tiempos, decide ampliar la clientela del mercado y comienza a ser versátilmente dinámico, Pop, y produce los MP3 que vende entre las distintas denominaciones, porque “lo evangélico” era un sector que sentía desprecio por lo musical  secular y los mercaderes de la música comprendieron que era una vertiente que, también, tenía poder adquisitivo ¡Y compran y venden! La iglesia, por así decirlo, es un target comercial y los músicos y sus productores mezclan ritmos, tendencias musicales y gustos y le ponen la música y la letra “que se vende” en cada sector para mantener su oficio y su comercio: Eso aplica a los músicos y a la estrategia de los que manejan una iglesia. Así, como puede pensarse, de la alabanza se saca un buen negocio.

¿Cómo era la iglesia primitiva?

En primer lugar, para los de Jerusalén, la sección de alabanza no era tan ornamentada musicalmente, como se requería –por tradición- en el templo que recibía a millones de peregrinos de todo el mundo. Una vez destruido el templo, cerca del año 70 D.C., ¿quiénes ejercían y dónde tal sacerdocio levítico? Miles de personas murieron por el ataque de Tito y, gracias a Dios, Él siempre se reserva algo especial para sí; Sin embargo, como discuto para mí, ¿si tiene toda la alabanza en el cielo ¿la necesita Él en la tierra? ¡No! Pero somos nosotros, los humanos, quienes nos beneficiamos en bendecirlo y exaltarlo CON HECHOS. Dios no depende de nosotros, sino –al contrario- somos nosotros los dependientes. ¡El es Eterno!

Naturalmente, los que se reservó para sí debían ser los descendientes de Leví, pero Jerusalén quedó casi destruida y conquistada esos años en que Roma que proscribía la religión cristiana (y el judaísmo) por razones estratégicas de su política de Estado. Ambas religiones, para Roma, eran un factor de incomodidad política y económica. El imperio, estratégicamente, tuvo que arreglárselas para evitar que los movimientos de insurrección política prosperasen, así que los judíos y los cristianos fueron dos sectas deliberadamente aisladas por doctrinas distintas, aunque similares en sus raíces con el Pentateuco (todavía no había escritos del Nuevo Testamento, excepto algunas cartas apostólicas, y no todo mundo tuvo cómo imprimirlas, reproducirlas y tenerlas en casa). (La excepción –en efecto- sí era que todo judío debía tener una relación devota con la Escritura del Antiguo Testamento de los cristianos, pues, el judaísmo –por tradición y La Ley- ordena que todos los judíos deben tener la Torá, para meditarla, estudiarla y escribirla). [Deut. 6:7, Deut. 13:1,  Deut. 31:19].

Todavía hoy, pese a los siglos, se puede investigar la oposición que hubo para que las Escrituras no estuvieran en manos del “vulgo”. Si uno lee un poquito y se pregunta: ¿Por qué la iglesia católica no deseaba (ni permitía) que el Evangelio y el Antiguo Testamento circulasen en las manos del mundo? Uno tiene que imaginar que algo estaba mal para un grupo de intereses y, a su tiempo, cierta información debió ser manipulada para dejarla salir de sus bóvedas. Por inferencia, hoy –también- podemos discernir lo que está malo si, aún teniendo la Biblia, el “peso” de la tradición (de cualquier credo) prevalece sobre el peso de la verdad todavía escrita.

Quiero ser radical en lo que se supone dijo Jesús versus lo que se hace en la cultura religiosa de la cristiandad. Me encantaría conocer, a profundidad, la práctica de la iglesia primitiva, pero sólo tengo una información parcial de ella, en el libro de Hechos (Hechos de Los Apóstoles).

Para quienes tengan deseos de meditar en la Palabra, tal como Salmos 1:2 sugiere, les invito a revisar lo que dijo Pedro, a quienes muchos consideran el 1er Papa (cosa no escrita en la Biblia) y, de hecho, Santiago, tuvo cierta preeminencia sobre Pedro, tal como pueden ver en un Concilio registrado en Hechos 15:13-21.

 

“No hay otro nombre, dado a los hombres, por el cual podamos ser salvos” (*)

Hechos 4:12

 

(*) Eso lo dijo Pedro en un discurso público ¿Por qué lo contradicen?

La iglesia católica, por su parte, creó una estructura jerárquica (no fundamentada en la Biblia, sino en sus tradiciones) donde cifra la posibilidad de que “cada santo” tiene una clase de ministerio y un oficio al que dirigen sus peticiones (rezos), como no teniendo acceso a una fe directa en Dios, ni en Jesús como mediador… Muchas personas suelen decir: “Si Dios quiere y la virgen”, como si ambos compartieran el cetro del reino de los cielos.

 

La conmemoración de la fiesta de la Pascua –otro ejemplo- no es patrimonio religioso del cristianismo ni del catolicismo, sino de los judíos, quienes fueron liberados de la esclavitud de Egipto y suelen celebrarla la luna llena del 14 del Nisán, en la época del equinoccio de primavera.

Como puede investigarse en la historia, Constantino I (el Emperador romano del año 325) usó al Concilio de Nicea para que se decretara un cisma, una diferencia, entre lo judío y lo que no lo era. Con ello lograron separar la concordancia de las celebraciones judías de las católicas (quienes no –necesariamente- eran un todo representativo de la fe en la iglesia cristiana primitiva).

Esos 3 siglos de historia consumaron una batalla separatista de lo judeocristiano. Aunque Jesús NO VINO PARA ABOLIR LA LEY (Mateo 5:17-20), alguien con astucia manipuló las cosas para hacerlo creer así y, si el origen de la nueva fe era Cristo (el Mesías judío), el aceptarlo sin cumplir la difícil ley, los separó conceptualmente a los unos de los otros por un número reducido de prácticas y nuevas tradiciones que no eran practicadas por los conversos cristianos helenistas, siendo que eran observancias muy difíciles para el propio pueblo judío, en los días del propio Jesucristo. Sin embargo, hacer esa diferencia cronológica para la celebración de la Pascua (separación de lo judío de lo cristiano) sería una gran batalla ganada en forma política por el imperio de los católicos versus los cristianos ortodoxos.

¿Era Jesucristo católico o judío?

 

“No piensen que he venido para destruir la ley de Moisés o la enseñanza de los Profetas. No he venido para destruirlas, sino para darles completo significado”

Mateo 5:17-20

 

Si leemos bien, hasta su mensaje iba inicialmente a los que identificó como su pueblo y “las ovejas perdidas de Israel” (Mateo 10:5). Cumplió la ley y dijo que ésta no pasaría… ¡Hasta lo último! ¿Qué sucedió, en verdad? ¿Tuvo favoritismo con unos sobre otros? ¡No lo creo!

Bajar el nivel de exigencia atrae adeptos. Los primeros cristianos, los del primer siglo, eran causa de envía, incluso a los fieles al judaísmo de aquellos días. Como el movimiento crecía, los romanos asumieron que era una extensión más peligrosa del propio judaísmo y, para acabarla, la dividieron con nuevos conceptos e ideas, y no sé –hasta qué punto- hayan manipulado la Biblia misma para dejar ideas ajenas al cristianismo del primer siglo (recuérdese cuantos siglos la tuvieron ellos en secreto, no permitiendo que la tradujeran a otras lenguas, porque se sentían como los únicos “recipientes” intérpretes y mediadores de esos “misterios” que no lo son).

Buena parte del Antiguo Testamento y el Nuevo testamento son anti semitistas. Una parte de la Biblia los muestra como esclavos, en Egipto, Asiria, etc. y otra parte del Nuevo Testamento los muestra esclavizados por Roma, aunque ellos –en su momento- conquistaron, dominaron y sojuzgaron a otros pueblos (mismos con quienes hoy siguen la pelea en Gaza, Palestina, etc). ¿Qué es la verdad? ¿Hasta dónde y desde dónde empieza lo cierto?

De la noche a la mañana, en nuestros días, se atacan unos y otros si terminar de hacer bien el trabajo. Están emparentados, de algún modo los Judeo-Palestinos, pero se siguen matando por un pedazo de tierra que tuvo derechos “legales” a partir del 1948. No siendo aún así, la ocupación de esas tierras por árabes, turcos, cristianos y otros extranjeros, sigue siendo parte de la historia de una pesadilla que aún no termina. ¡Oriente está y estuvo en guerra! ¿Cuál es el precio de una paz que no se mantiene y cuál es el costo verdadero de la tierra?

Para ser propietario de una parcela o de una ciudad no necesito tener la credencial de una iglesia, sino pagar el precio… No quiero desviarme del tema, pero ¿cómo pueden reclamar a Jerusalén como capital tantas naciones y religiones? El judaísmo está dividido, aunque poco menos que la cristiandad ¿Qué no decir de otras creencias?

“…No llamen a nadie padre…”

Mateo 23:8

Si el cristianismo es judío y los primeros creyentes siguieron a Cristo… ¿A quién siguen los católicos en ese aspecto?

 

Jesús, desconociendo el orden rabínico de Sus días, había dicho a Sus discípulos que no llamasen “Rabí” (Maestro) a nadie más ni que buscasen tal mote para vanagloria del ego (Mateo 23:7). Por un lado, Él era supremo a ésos (Juan 13:13; Mateo 28:18) y, por otro, para exterminar el orden jerárquico en Su propio tiempo –curándose en salud- le dijo a Sus discípulos que no aspirasen a llamarse más allá de hermanos (Mateo 23:8), para evitar las castas, los grados de jerarquización. Es mi opinión, Jesús vino a cumplir con la profecía de Ezequiel 34, siendo el único líder terreno (Mateo 23:10).

Pienso que esto del liderazgo eclesiástico tiene que ver mucho con ideas paulinas. Por un lado, muchas de sus cartas (incluyendo Hechos) reflejan esa tendencia que fue proscrita por el Maestro. El error paulino no sólo abarca el tema de jerarquizar líderes, sino –también- el tema de la paternidad “espiritual”, puesto que, en varias de sus cartas cita: “Este es mi verdadero hijo espiritual” (Tito1:4; II Timoteo 1:2, etc). Pablo no tuvo trato directo ni físico con Jesús, excepto por el testimonio de una visión que nos relata... La recurrencia de ese error de paternalismo “espiritual” involuntario nos lleva al problema que Cristo intentó desarraigar del seno judío, de Sus discípulos y, si una denominación –supuestamente fiel a Cristo- las sigue imitando, el problema no es de Jesucristo, sino de los engañados seguidores de otra secta que se autoproclama “la verdad” desde aquel Concilio de Nicea (mayo-julio del año 325 D.C).

He de observar, de acuerdo con un dato de Encarta 2009, de los 1.800 Obispos censados por Roma, sólo asistieron 318 de ellos (17,6%). Uno se pregunta ¿Hubo real consenso doctrinal en lo que decidieron para afectar a otros? Era obvio que, el seno del mundo cristiano de esos días repudiaba o rechazaba el movimiento ecuménico propuesto por Constantino. La intención del Imperio, a parte de lo político, era satanizar el trabajo del Señor y obtener el control católico del Imperio Romano (a través del sincretismo de la religión).

“No te harás ídolos… No te inclinarás a ellos ni los adorarás”

 

Éxodo 20:4-5

Para un convertido “pagano, gentil o helenista”, eso no significaba nada, porque habitualmente –en su cultura religiosa- eran idólatras por naturaleza y toda Roma quería dominar y conquistar la fe y el temor del mundo que se rendía ante sus pies de hierro. ¿Cómo podía un judío aceptar a Cristo si su gente contemplaba el uso de imágenes, para venerarlas en una clase de adoración?

 

En el segundo Concilio de Nicea (año 787) aprobaron la veneración de imágenes (adoración de ídolos para los iconoclastas). En resumen, desde allí, puede notarse que esos concilios eran convocados por la casta política que gobernaba los imperios de ese tiempo. Al hacerlo, una vez más, se alejaban de las raíces judías del cristianismo.

Hoy día, un 7/6/2010, me es claro que la Biblia fue manipulada en ese y muchos aspectos. ¿Cómo podía Jesús inclinarse ante un palo forrado con yeso frío y muerto? ¿Cómo podían acercarse los que no tenían otro ser adorable, distinto a Dios, si sus iglesias estaban repletas de imágenes y el “sacerdocio” mostraba señales de jerarquía y adoración que no fue propia para los cristianos del 1er siglo?

Roma, en su empeño de conquista y consolidación, aplicó los mismos criterios de dominación que usaron los colonizadores de América: Derribaron los pilares y las estructuras religiosas para traer la que ellos reconocían como la religión del Estado (la que ellos manipulaban y moldeaban para sus intereses de colonización y dominación).

Roma creó las bases universales, católicas, para fundir una “sola” fe, pero con la hegemonía de un solo control (presente –todavía- en el Vaticano).

Un día de estos terminaré de observar todas esas señales que me demuestran la manipulación, la recreación de cosas que, incluso, llevó a exacerbar los odios contra una raza, contra una cultura e –hipócritamente- hoy no dice lo que debería contra lo musulmán, contra lo hinduista, porque libra una batalla satánica por debajo de la superficie, comiendo valores trascendentes y, mientras la gente esté en el error, el diablo sigue ganando.

No propongo que la gente emigre al judaísmo. Yo, de mi parte, tengo limitaciones para saber cuánto de realidad básica quede en las raíces, por aquello de la asimilación de las doctrinas de terceros. Pese a ello, creo que “el justo es salvo por fe” y, en ese sentido, Dios es quien particular y personalmente se acerca a las personas y le lleva a la razón y a la verdad.

Por otro lado, las experiencias del libro “Final Frontier” y “Beyond Final Frontier”, del Dr Richard Kent, les confirmará experiencias que no son exclusivas y, de mi parte, tuve una sola experiencia cercana a la muerte, pero he entrevistado a otras personas al respecto y, causalmente, lo que narran coinciden con lo que otros han visto y padecido. Si no hay un Dios que habla por todos los medios posibles, si no hay una verdad que muchas personas se empeñan en negar, entonces  ¿por qué se contradicen y unos y otros persisten en prevalecer?

Hay una verdad y NO ESTÁ EN LA RELIGIÓN, cualquiera que esta sea. Hay muchas verdades, pero un solo y único camino. Si Ud quiere cambiar y descubrirlo, pídale a Ese Dios que oye, siente y sana que le ayude. El catolicismo, como intento “probar” es una de esas herramientas que se han inventado para dividir y conquistar y vencer ¡Como aquel hombre de la historia! Caso contrario, si quiere acceder al más allá santo, correcto y justo ¡Clame a Dios y búsquele a Él! Los hombres, todos nosotros, somos propensos al error (y no soy exento de ello). ¡Eso sí! Cristo no era católico. Honró las prácticas de su tiempo, pero tampoco era religioso.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: