¿Que queremos decir cuándo hablamos de los pequeños placeres de la vida?

Seguramente coincidimos en algunos aspectos pero ciertamente para cada persona esos placeres pueden ser distintos.

En definitiva se trata de disfrutar, sea cual fuere aquello que te haga sentir feliz, aunque sólo sea algo pasajero.

Puede ser un hobbie, una comida, una circunstancia, una persona o grupo de personas o hasta un simple instante en que sólo te encuentres sentado en el balcón, viendo la gente pasar en una hermosa tarde de verano, imaginando los diálogos, divagando sobre sus vidas e intentando descifrar que los hace felices o que los angustia.

La mayoría de las veces armo mi rompecabezas de instantes dedicados a disfrutar, no siempre lo logro, pero cuando lo hago, pienso en esa una reunión con amigos, en una choco torta triple que ves en la vidriera de la confitería camino al trabajo, ese segundo donde te deleitas y sin pensarlo entras a buscarla, o un paseo en bicicleta, una película que te deje pensando, una buena acción, un gesto amable de alguna persona, una buena charla, un viaje relámpago, un Campari, o el libro que te gustó mucho.

Son esas sensaciones que sólo se explican traducidas a una sensación de bienestar.

Es cuando me pregunto ¿Qué me queda por hacer? Mucho, pero en el trayecto, intento disfrutar de cada momento, aunque en ese andar irremediablemente me tope con caminos cerrados.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: