¿Cuál de estas explicaciones era más probable?

Para establecer cuál de estas explicaciones era más probable, un estudio en Nijmegen en Holanda tomó una serie de medidas fisiológicas.

El equipo concluyó que la resistencia en los vasos sanguíneos no aumentaba cuando el ritmo cardiaco era bajo y las piernas estaban cruzadas, pero la cantidad de sangre que salía del corazón sí aumentaba, lo que sugiere que el aumento en la presión sanguínea se debe a que cruzar las piernas hace que suba más sangre al corazón.

Así que sí parece que cruzar las piernas causa un aumento temporal de la presión sanguínea, pero no hay evidencia de consecuencias a más largo plazo, salvo por una excepción.

Los médicos recomiendan a las personas con mayor riesgo de sufrir coágulos sanguíneos que no crucen las piernas por largos ratos porque en su caso, impedir el flujo de la sangre puede aumentar su riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda.

Várices y articulaciones

Pero aunque cruzar las piernas no provoque un aumento de la presión sanguínea a largo plazo, ¿qué pasa con las venas varicosas? Las razones por las que algunas personas sufren de varices y otras no son todavía un misterio.

Hay unas válvulas en los vasos sanguíneos que son diminutas y que evitan que la sangre fluya en la dirección equivocada, pero si esas válvulas se estrechan y debilitan, puede que la sangre se estanque, lo que causa esas venas más grandes que conocemos como varices.

No se ha demostrado que cruzar las venas sea un factor crucial en este caso, ya que parece que es una cuestión que se debe, al menos en parte, a la genética.

En cuanto al impacto de cruzar las piernas sobre las articulaciones, un estudio concluyó que las personas que se sientan con las piernas cruzadas por más de tres horas al día tienen más probabilidad de echar los hombros hacia delante y tener mala postura.

piernas

Pero el estudio utilizaba estimaciones de los propios participantes sobre el tiempo que solían mantener las piernas cruzadas.

Otro estudio más reciente, publicado este año, concluyó que si la gente se sentase recta mientras cruza las piernas, no se producirían esos problemas de postura. Otra cosa es si esto se mantiene cuando no hay un científico evaluándote al lado.

Resulta también que casi el doble de gente dijo cruzar la pierna derecha sobre la izquierda que al revés.

¿Beneficios?

Encorvarse no suena bien, pero si te gusta cruzar las piernas quizás te guste oír sobre un estudio de la Universidad Centro Médico de Rotterdam que concluyó que cruzar las piernas puede tener beneficios. Los investigadores examinaron a hombres y mujeres jóvenes sentados con las piernas rectas, cruzadas a la altura de las rodillas y cruzadas al mismo tiempo sobre la rodilla y sobre los tobillos.

Luego simularon los ángulos exactos de la postura en cuatro pelvis embalsamadas, lo que les permitió medir exactamente qué hacen nuestros músculos cuando nos sentamos. Encontraron que cruzar las piernas sobre la rodilla aumenta el alargamiento del músculo piriforme, situado por debajo de la articulación de la cadera, un 11% si se compara con sentarse con las piernas rectas, y un 21% si se compara con mantenerse de pie.

Los autores creen que esto aumenta la estabilidad de las articulaciones pélvicas igual que cuando se tensan los músculos abdominales.

Así que si te gusta cruzar las piernas es poco probable que te hagas daño a ti mismo, siempre que no te mantengas en esa posición hasta que se te duerman las piernas. Y el que se siente a tu lado en el autobús o en el metro estará agradecido porque ocupes menos espacio

¿Cuándo te sientas en una silla, como hacerlo? Parte II

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: