Los cruceros por el Norte de Europa son muy demandados en la época estival. Además de que permite alejarse del calor excesivo que a veces se sufre en esas fechas, ofrece unas oportunidades que otros destinos no tienen, como es la naturaleza en sí.

Frente a los cruceros con destinos más cálidos como puedan ser los del mediterráneo, islas griegas o Caribe, los cruceros por el Norte de Europa ofrecen la posibilidad de, en pleno agosto, ir vestido con manga larga, hecho muy apreciado para los amantes de la primavera ya que el clima es bastante similar.

Uno de los cruceros por el Norte de Europa que ha visto incrementada su demanda en los últimos años, es el de los fiordos noruegos. La espectacularidad del paisaje y la cultura vikinga son dos de las poderosas razones que motivan al cliente a decidirse por este viaje y no por otro. Con numerosas rutas y posibilidades, el puerto de salida puede variar dependiendo de los lugares que se quieran visitar. Por ejemplo, se puede zarpar desde Inglaterra para pasar por Alemania, Dinamarca y llegar a Noruega. Otra opción es salir de Alemania para ir subiendo o bien, puede ser un propio crucero interno por Noruega donde el inicio sería en Bergen, ciudad conocida por ser la “puerta de los fiordos” y de ahí el barco visitaría los fiordos más importantes para finalizar nuevamente en la ciudad de origen.

Sin embargo, si lo que se quiere es conocer el Norte de Europa, los cruceros más aconsejables son aquellos que llegan hasta Rusia. El itinerario es diverso. Puede iniciarse el recorrido desde Rusia hacia Copenhague, Estocolmo, Tallin y finalizar de nuevo en San Petersburgo, o bien zarpar desde Dinamarca o Finlandia e iniciar la ruta hacia la tierra de los zares. Las razones que motivan al crucerista a inclinarse por este itinerario son, por un lado, el pasar las vacaciones en un barco, con todos sus lujos y comodidades y por otro, conocer estas culturas que, a menudo, se quedan tan lejanas de las costumbres que se tiene en centroeuropa. Es una buena oportunidad para conocer la tierra de Pedro el Grande, fundador de San Petersburgo y que en su época también se llamó Leningrado, todo sin dejar de gozar de unas vacaciones de relax viajando en un buque.

Es por todo esto por lo que los cruceros por el Norte de Europa han adquirido gran protagonismo en los últimos tiempos en las vacaciones estivales de muchos cruceristas, desbancando en ocasiones a los destinos más calurosos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: