fotografia

Se crían en cautividad para venderlos como mascotas exóticas aunque según parece el primer caso fue accidental, ocurrió en 1998 entre un gato doméstico y un caracal (lince africano), una especie que no se considera emparentada con los gatos comunes. El caracal es un mamífero salvaje carnívoro de la familia Felidae que vive en las sabanas de África y oeste de Asia.

fotografia

El problema que presentan estos híbridos es que cuando ya llevan varias generaciones les sale su instinto salvaje y se vuelven agresivos y sus dueños acaban por abandonarlos. Sin embargo y pese a estos precedentes los clientes interesados en adquirir estos gatos son numerosos, especialmente en Estados Unidos y Rusia. Conseguir un cruce no es nada fácil dado que el caracal macho lo que prefiere antes que aparearse con una gata doméstica es comérsela.

fotografia

En ocasiones se producen muchas agresiones y se presentan dificultades para conseguir camadas en las cuales se registran también muchas muertes lo que repercute en el coste de estos híbridos que alcanzan precios muy altos. El llamado"caracat", resultado del cruce de caracal y cruce doméstico es fácil de domesticar cuando son cachorros pues son muy inteligentes y lo aprenden todo rápidamente. Pero no hay que olvidar que sus genes son salvajes, duermen mucho menos que los gatos comunes, tienen mucha más energía y disfrutan dando grandes saltos. 

fotografia

Los "caracat" pueden llegar a pesar unos 13 kilos y medir 50 centímetros de ancho y 130 de largo contando la cola. Otro de los problemas que se tiene para conseguir estas mascotas es que los híbridos machos en las primeras camadas son infértiles por lo que hay que usar gatos dómésticos varias veces para conseguir crías con el caracal.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: