críticas


LAS CRÍTICAS FORTALECEN

CRÍTICAS, CELOS, ENVIDIA Y ÉXITO

CRÍTICAS: Juicio expresado, generalmente de manera pública, sobre un espectáculo, una obra, una persona…. Ataque verbal o comentario negativo.

 

CRÍTICAS: Está bien tener un juicio propio. De hecho, es importante conocer aquello que nos rodea y formar una opinión acerca de lo que está bien y lo que está mal, sobre aquello que gusta o no. Es importante tener unos valores para asegurar una buena integración social y convivencia.

No obstante, muchas son las personas que no se limitan a alcanzar un juicio propio para formarse como individuo. Sino, extienden su juicio a los demás. Esa actitud se expresa en críticas o juicio expresado, generalmente en público y convirtiéndose, a menudo, en un ataque verbal. Quien critica, juzga.

DIFERENTES CLASES DE CRÍTICAS

Las críticas se diferencian en dos bloques generales:

a) Fundamentos

b) Formas

FUNDAMENTOS

Este bloque se refiere a las razones que llevan a la persona a criticar.

  • Corregir una persona, su actitud, su forma de pensar, de hablar o de hacer las cosas.
  • Prevenir errores, ayudar.
  • Ayudar a alguien a mejorar.
  • Atacar, hacer daño, arruinar.

FORMAS

Se refiere a cómo las manifestamos: en tono tranquilo, amable o de forma atacante y despectiva, y dónde las hacemos: en público o en privado.

¿POR QUÉ EXISTEN LAS CRÍTICAS?

El ser humano es un ser social con una necesidad de compartir tiempo, lugar y actividades con otras personas. La soledad no está compatible con el hombre, quien necesita desarrollarse como individuo. Aparte, es un ser racional. Observa, analiza, aprende, para lugar copiarse o hacer las cosas diferente, con el único motivo de avanzar en la vida.

Hay unos aspectos que nos unen: el ser social, el aprendizaje y el desarrollo. Pero, del mismo modo, hay factores que nos diferencian: la velocidad del aprendizaje y del desarrollo. Es decir, no todos avanzamos por igual. Y estos factores son los que influyen en las críticas, puesto que generan malestar, CELOS Y ENVIDIA. Hay quienes comienzan a pensar:

¿Por qué aquel o aquella sí tiene y yo no?

¿Por qué aquel o aquella sí puede y yo no?

En otras palabras, empiezan las comparaciones que fomentan deseos y falsas ilusiones. Esto pasa, sobre todo, si estamos demasiado pendientes de la vida de los demás en lugar de dedicarnos a la nuestra propia. En vez de definir nuestros sueños, trazar unas metas y desarrollarlas para llegar adonde queremos estar, más bien estamos pendientes de otras personas de lo que hacen, dicen o escriben. Dejamos de vivir nuestra propia vida permitiendo que vaya pasando el tiempo, mientras vemos vivir en plenitud a otros.

A veces, pues, criticamos por envidia o celos, por no saber tomar las riendas de nuestra propia vida. Otras veces, simplemente porque no estamos de acuerdo con la actitud de aquel o aquella que criticamos, con la forma de llevar su vida. Y esto es un gran problema que concierne un grave peligro. ¿Por qué? Pues, porque la persona que critica:

  1. Se inmiscuye demasiado en la vida de los demás.
  2. Muestra sus propias debilidades.
  3. Comete el error de juzgar donde no hay necesidad.
  4. Llega a molestar y herir a los demás.
  5. Se crea enemigos quedándose, finalmente, sola.

La soledad lleva a convertirse en víctima, a depresión y otras enfermedades a veces difíciles de curar.

CONCLUSIÓN: se debería hacer más caso al refrán: métete en tus asuntos. Porque, el hecho de que una persona hace las cosas diferentes, no quiere decir que estén mal hechas. Ni porque uno tenga más éxito que otro, define al exitoso como un errante. Al contrario. Demuestra que la persona con éxito no está pendiente de los demás.

Pero, ¿QUÉ ES EL ÉXITO? Sencillo, éxito no se refiere a obtener fama y mucho dinero, sino conseguir todas las metas que se propone y cuando la persona se caiga, se vuelva a levantar.

 

LAS CRÍTICAS FORTALECEN AL QUE LAS RECIBE

En primer lugar, porque el que critica demuestra que observa a quien critica y se puede, efectivamente, dar cuenta de algún error. Por tanto, las críticas deberían ser, al menos y cómo no, escuchadas para analizarlas. Si son ciertas, podemos tomar las medidas adecuadas para cambiar el rumbo. Pero, si por el contrario no son ciertas, sabemos de qué pata cojea quien nos critica. Si nos critican por envidia, estaremos seguros que andamos bien encaminados hacia el éxito.

En resumen, sea como sea, las críticas nos hacen más fuerte. Son el perfecto indicador de conocer nuestro lugar. O aprendemos de ellas y nos haremos más fuertes, o sabemos que estamos de camino hacia el éxito y nos haremos más fuerte obviando a las críticas mal dadas por parte de los envidiosos.

Sea como sea, aprenderemos a reconocer quién critica por amor al prójimo o por amistad para ayudar y quién lo hace por maldad. A veces, es difícil saber distinguir. De ahí, lo mejor que podemos hacer es tomar las críticas como indicadores de análisis, pero nunca como una ofensa para no caer en estados de depresión. Más bien, son el empujón que necesitamos a veces para alcanzar nuestras metas y, con ellas, el éxito.

Por tanto, las críticas ofensivas me resbalan. Solamente se aceptan críticas constructivas.

críticas

críticas

críticas

críticas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: